Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gay Bob, el primer muñeco que salió del armario para defender la homosexualidad

Gay BobIMGUR

Hace aproximadamente 40 años apareció en el mercado un juguete que revolucionó a la sociedad, el primer muñeco que rompía con todos los registros entre chicos y chicas y que 'salía del armario' para jugar con los más pequeños. O con los que no lo eran tanto. Él se llama Bob, es gay, tiene el pelo rubio, lleva bolso, un pendiente, un collar de cadena dorado y, a diferencia de los demás, tiene pene y testículos.


La creación de este muñeco fue realizada con el objetivo de que se pareciese a Robert Redford y Paul Newman, según informan desde PlayGround. Aunque rápidamente destacó entre la sociedad y no fue precisamente por su parecido a cualquier personaje real, el pequeño Bob tenía algo especial en la entrepierna, un bulto que le diferenciaba de cualquier Ken o Accion Man de turno. Él era el primero en tener pene y el resto de juguetes no.
Además, la caja en la que venía empaquetado este juguete afeminado estaba decorada con las imágenes de un armario, así que cuando alguien sacaba el muñeco de la caja estaba 'sacando del armario' al Gay Bob. "No es fácil ser honesto sobre lo que eres —de hecho, hace falta mucho coraje para hacerlo—. Pero recuerda, si Gay Bob tiene el coraje para salir del armario, tú también puedes tenerlo", reza la caja por detrás. 
Gay Bob
Su creador, Harvey Rosenberg redactó un discurso en el que decía: "La gente gay no es diferente a la hetero... si todo el mundo 'saliera de sus armarios' no habría tanta gente enfadada, frustrada y asustada". Sin embargo, tras invertir 10.000 dólares en producir a Bob, cuando el juguete llegó a las tiendas se encontró con un gran rechazo por parte de ciertos sectores homófobos de la época. Un muñeco que no supieron entender y que pretendía hacer habitual algo tan normal como la homofobia.