Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Garcés, secretario de Estado de Igualdad: "El concepto de violencia de género no está sujeto a debate"

Rechaza las declaraciones del juez Salas: "No hace ningún favor a una estrategia correcta y en la que no hay fisuras políticas"
El nuevo secretario de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, Mario Garcés, afirma en una entrevista con Europa Press que "el concepto de violencia de género no está sujeto a debate" y no debe estarlo, como tampoco el modo en que está tipificado en el Código Penal, porque los agravantes específicos que contempla tienen su razón de ser en hechos "empíricos".
"La violencia de género está basada en un hecho demostrable, empírico, y es que hay una violencia machista sobre las mujeres realizada directamente por sus parejas y exparejas. Los tipos penales y los agravantes penales vienen derivados de circunstancias empíricamente demostrables y eso ahora mismo no se puede cuestionar", asegura el 'número dos' del Ministerio de Sanidad.
Garcés contestaba así preguntado por la posición de Ciudadanos, soporte del Gobierno esta Legislatura, y que defiende equiparar las penas de forma que no haya, como ahora, más castigo para el hombre que agrede a su mujer --lo que se considera violencia de género--, que para la mujer que agrede a su marido, algo tipificado como violencia doméstica. "Ese no es el debate y no creo que debamos abrir ese debate", ha apuntado.
En esta línea, incide en que en "la violencia de género es la violencia machista ejercida por una pareja o una ex pareja contra su mujer por las razones que sean, que generalmente son patológicas". "Eso ha sido así y no debe ser de otra manera porque si no, estaremos distorsionando tanto el diagnóstico como la solución (...) Lo demás habrá que tratarlo con otros tipos penales", añade.
No obstante, la ONU ha recomendado a España que amplíe este concepto recogido en la Ley de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género para dar cabida a otras violencias que padece la mujer por el mero hecho de serlo, como la trata, la mutilación genital o la agresión sexual y cumplir así con la Convención de Naciones Unidas para la Erradicación de la Violencia sobre la Mujer (CEDAW) ratificada en la pasada Legislatura.
RESPETARÁ EL ACUERDO QUE SALGA DEL CONGRESO
Garcés remite para ello a los acuerdos que alcancen los grupos parlamentarios en la subcomisión del Congreso creada para sentar las bases de un Pacto de Estado contra la Violencia de Género y con los que, según afirma, el Gobierno será "muy respetuoso". "Si todas las fuerzas políticas entienden que hay que extender el concepto, lo analizaremos y propondremos una modificación", señala.
En su opinión, el Gobierno tendrá que revisar si "determinadas conductas", como las relativas a la explotación sexual, se abordan "el ámbito propio de la Ley Integral o fuera de ella", modificando leyes existentes o creando normas nuevas.
También estudiará lo que concluya la subcomisión en relación a la posibilidad de tipificar la apología de la violencia de género. "Si realmente se considera que la apología puede ser un delito, lo analizaremos, pero vamos a estar de la mano de lo que digan las formaciones políticas y en el marco de ese compromiso político adoptaremos las decisiones correspondientes", ha señalado.
"LOS MAGISTRADOS ESTÁN PARA IMPARTIR JUSTICIA"
Garcés se ha referido además a las declaraciones del juez del Tribunal Supremo Antonio Salas, quien además de defender la eliminación de los agravantes por violencia de género, cuestionaba que el origen del fenómeno fuese el machismo, lo atribuía a "la maldad" y a la desigualdad de fuerza física y negaba el valor de la formación al respecto para operadores jurídicos, todo ello en su cuenta de Twitter.
"Rechazamos cualquier pronunciamiento o declaración hecha por cualquier responsable político, sea del partido que sea, o que pertenezca a cualquier poder del Estado, que de manera directa o indirecta pueda promover o justificar cualquier conducta machista", ha asegurado.
Para Garcés, "los magistrados deben estar para impartir justicia de manera razonable y equitativa". "Con pronunciamientos que de alguna manera pueden perjudicar una estrategia que está siendo la correcta a lo largo de los últimos años y donde no hay fisuras políticas, probablemente no haga ningún favor", ha añadido Garcés.