Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La juez deja en libertad al dueño de las clínicas 'Funnydent'

Cristóbal López Vivar propietario de FunnydentFacebook

La juez de Instrucción número 4 de Navalcarnero ha acordado la puesta en libertad provisional del dueño de las clínicas 'Funnydent' al estimar que no hay riesgo de fuga ni de reiteración delictiva.

Así consta en un auto fechado el pasado 18 de marzo, en el que se acuerda la libertad provisional y sin fianza de Cristóbal L. V., quien ingresó en prisión el pasado 31 de enero. Contra el fallo, cabe interponer un recurso de reforma o de apelación.
El propietario de estas clínicas fue detenido el pasado 29 de enero después de cerrar sin previo aviso todas sus clínicas y dejar a pacientes con intervenciones odontológicas sin acabar y con deudas pendientes de pago.
En la resolución, la magistrada Ana García González expone que no existe "riesgo de reiteración delictiva, ni de ocultación de pruebas, así como tampoco riesgo de fuga".
Por tanto, recoge el fallo, procede la revisión de la resolución acordada debiéndose decretar la libertad provisional del imputado", establece la magistrada en los fundamentos jurídicos de la resolución.
La magistrada acuerda en dicho auto, como medida de control, la obligación de que el investigado comparezca en sede judicial los días 1 y 15 de cada mes.
Al margen de la variación de la situación procesal del interesado, la instrucción continúa su curso y se siguen practicando diligencias con total normalidad.
Cristóbal L., a quien se le atribuye un delito de estafa, tiene bloqueadas sus cuentas bancarias por orden judicial y sus sociedades mercantiles están intervenidas judicialmente y gestionadas por dos administradores nombrados por el Juzgado.
Un día antes de su detención, Cristóbal envió un mensaje de voz por Whatsapp a sus trabajadores el mismo día del cierre de las clínicas en el que les informaba de que estaba reunido con la Guardia Civil y que había llegado a un acuerdo para que los empleados cobraran el paro a partir del lunes.