Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Fundación Trinijove ayuda a 240 "emprendedores de la calle" cada año

"Por muy mal que vayan las cosas siempre hay un recurso, una salida", explica una de las protagonistas
La Fundación Trinijove de Barcelona ayudó el año pasado a 240 "emprendedores locales y de la calle" y en lo que va de 2017 ha atendido a unas 160 personas que acuden a sus entidad en busca de ayuda para montar un negocio y de recursos en el servicio de autoempleo que ofrece la fundación junto a la Obra Social La Caixa, ha explicado la técnica de la fundación, Susana Poblador.
Desde 1985, la fundación ayuda a personas sin recursos a diseñar un plan de empresa y trabajar en el proceso de creación de una empresa con tres años de seguimiento, y que suele ser un comercio de proximidad --un bar, una peluquería, una ferretería, una panadería, etc.-- que, a su vez, genera empleos en el barrio, ha subrayado Poblador a Europa Press.
Para la técnica de Trinijove, estas personas que llegan en una situación de vulnerabilidad y sin recursos y que sacan fuerzas para generar autoocupación son "auténticos valientes", a quienes se da herramientas de una forma muy cercana y muy humana, han coincidido en destacar dos testimonios: Olga Carrasco y María José Rueda.
Si bien no todas las personas que llegan a Trinijove con una idea de negocio son alentadas a desarrollarla, todo el mundo que llama a su puerta por este motivo es invitado a desarrollar y analizar su deseo a través de un plan de empresa: solo el 20% de las ideas prospera en forma de negocio, y desde la fundación tienen claro que no van a incentivar una idea dudosa.
"No les vamos a aconsejar que se tiren al pozo, porque, a menudo, ya viven en él", ha subrayado Poblador, que ha explicado que en esos casos se aconseja apuntarse a otros programas de inserción laboral como el 'Incorpora'.
SÉSAMO CARAMELIZADO DE 46 VARIEDADES
Uno de los ejemplos que han salido de Trinijove lo encarna Olga Carrasco, quien a raíz de la crisis perdió su negocio de seguros y gestión de planes de ahorro, y ahora vende sésamo caramelizado de 46 variedades para tiendas de toda España, Amazon Francia, Praga e Italia con dos empleados a su disposición.
En su búsqueda de un empleo para subsistir conoció a una mujer que le vendió un pequeño espacio en el Mercado de Cerdanyola del Vallès (Barcelona) en el que empezó a vender miel artesana de manos de un señor que acababa de conocer y que confió en ella desde el primer momento: el primer día recaudó 870 euros.
CADENA DE CONFIANZAS
Su negocio se fue ampliando hasta que descubrió las propiedades del sésamo y en una cadena de "confianzas", Bionsan apostó por ella, se puso en contacto con Trinijove para montar un negocio, construir un obrador y hacer grande una marca 'Ecoriginal' basada en la agricultura ecológica.
Feliz de pisar ahora ferias ecológicas reputadas de diferentes puntos de España, Carrasco recuerda Trinijove como un "pilar fundamental" que la ha permitido volar y crear opciones diferentes como la cebolla, el mango, la piña y jenjibre, entre otros.
50% CARÁCTER Y 50% BUENAS IDEAS
Poblador, que ayudó a Carrasco, ha subrayado la fuerza y el impulso de la actual vendedora de sésamo caramelizado, y ha constatado que para alcanzar un plan viable hace es necesario sumar en un 50% carácter y empeño y en otro 50% una buena idea como también fue el caso de Maria José Rueda.
Rueda sumaba numerosos títulos --filología inglesa, escritura creativa y coaching-- y, ahora, ha conseguido encontrar un "hilo conductor" que le permite combinarlos todos bajo su marca 'Wadäka Konnection', inspirada en el árbol de los frutos del mundo que descubrió en Venezuela.
COACHING, INGLÉS Y TERAPIA
Lejos de idealizar la emprendeduría, Rueda ha hablado de un "proceso largo" de búsqueda activa que justo empieza a dar frutos en forma de una empresa con la que hace clases de inglés a compañías, da sesiones de psicoterapia personal y en grupo y forma en psicoterapia dentro de la Escuela de Psicoterapia en Biosíntesis.
"Por muy mal que vayan las cosas siempre hay un recurso, una salida", comenta animada Rueda contenta de haber montado su proyecto y que explica que a ella Trinijove la ayudó a capitalizar el paro, a hacer un plan de empresa y poner los pies en el suelo, así como poner en práctica la parte administrativa.
"El hecho de unir la formación con una parte terapéutica hace mi negocio distinto", dice Rueda, que también forma y aplica terapias en psicoterapia corporal.