Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fundación Carmen Pardo-Valcarce cambia su nombre por A LA PAR con el fin de "reinvertarse cada día"

La Fundación Carmen Pardo-Valcarce ha cambiado su nombre por el de Fundación A LA PAR, con el fin de "reinventarse cada día" y continuar generando transformación social en el ámbito de la discapacidad intelectual, según ha informado la fundación.
El cambio de denominación y de imagen corporativa va acompañado de varias líneas estratégicas, destinadas a potenciar el eje central de su actividad, que es la mejora "continua" de la calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual.
Con esta nueva imagen, pretende impulsar nuevos enfoques de trabajo y nuevos servicios para "continuar a la vanguardia" de la transformación social, a través de un mejor posicionamiento en los proyectos generadores de fondos y en el perfeccionamiento de la RSC.
La fundación asegura que, aunque evoluciona, continúa caminando "sin perder la esencia" de donde viene, "fieles a su AND" y trabajando todo su equipo "a la par" en una misma dirección.
El trabajo de la organización, que atiende a más de 1.000 personas al año, se desarrolla desde 1948. A lo largo de estos años, según apunta la entidad, su actividad ha crecido en servicios y atención, lo que implica la "necesidad" de cuidar cada detalle de la organización, procesos y desarrollo.
El desarrollo de esta nueva imagen de marca ha sido realizado por los miembros de la fundación en colaboración con la agencia Mi Querido Watson, y el nuevo anuncio que acompaña al lanzamiento de A LA PAR ha sido elaborado por Secuoya Producciones. Todas las escenas del anuncio han sido realizadas por personas de la organización y la locución por dos trabajadores con discapacidad intelectual.