Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fumar un cigarro por las mañanas aumenta las probabilidades de desarrollar cáncer oral o de pulmón, según un estudio

El tabaquismo tiene aspectos físicos, mentales y sociales asociados a la rutina y, tras la vuelta de las vacaciones, es mucho más complicado dejar de fumar y por eso es necesario cambiar de hábitos. De acuerdo con una investigación de la Universidad de Pennsylvania (EE.UU.), publicada en la 'Cancer, Epidemiology, Biomarkers and Prevention', el primer cigarro de la mañana es el más dañino porque aumenta las probabilidades de desarrollar cáncer oral o de pulmón.
Ante esta situación, el médico puede ayudar a facilitar el proceso de dejar de fumar y superar la ansiedad ya que cuenta con la información y recursos necesarios para facilitar el proceso, y valora la conveniencia de indicar tratamiento farmacológico.
El abandono definitivo del tabaco se consigue paso a paso y, a veces, las personas se agobian al plantearse un objetivo a muy largo plazo. No obstante, si se piensa como un reto de cada día, y el fumador se felicita por cada pequeño objetivo conseguido, mantendrá su motivación a más largo plazo.
CAMBIO DE HÁBITOS
Para conseguir superar el reto, es necesario retirar todos los artículos relacionados con el tabaco como los ceniceros o mecheros, y realizar una pequeña reflexión sobre los momentos y lugares dónde se ha consumido tabaco. Si existe una rutina de levantarse, tomar café fumando y ducharte después, se puede invertir el orden y tomar café fuera de casa en un espacio donde no se pueda fumar.
Uno de los hábitos más saludables para dejar de fumar es practicar deporte, así como sustituir el café por el té o zumos de fruta para alejar la rutina asociada al tabaco. En caso de fumar mientras se conduce de camino al trabajo, una de las recomendaciones es cambiar el itinerario, encender la radio y cantar.
En caso de ansiedad ante el abandono del tabaco, las ganas de fumar suelen pasarse en cinco minutos. Para que estos minutos pasen sin encender un cigarro, el médico puede ser un aliado en la cesación tabáquica. En este sentido, hay que planificar una cita con el medico para obtener la información y recursos necesarios ante posibles recaídas.