Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

A punto de morir por comerse una pera

Mujer que no puede comer frutas y verdurasInformativos Telecinco

Los expertos en nutrición siempre recomiendan comer entre 3 y 5 raciones de frutas y verduras al día. Pero Charlotte Jefferson tiene que ir con pies de plomo porque la elección equivocada de estos dos alimentos podría matarle. Ella padece “sensibilidad salicilato”, una reacción a ciertos alimentos.

Según fuentes recogidas por Daily Mail, Charlotte Jefferson tiene 25 años y sufre una condición rara llamada sensibilidad salicilato, lo que significa que sufre picores, delirios e incluso toser expulsando sangre, si come ciertos alimentos. Los salicilatos son sustancias químicas que se producen de forma natural en muchas plantas, incluyendo muchas frutas y verduras. En dosis suficientemente altas pueden ser perjudiciales para cualquier persona. Sin embargo, la mayoría de la gente puede consumir una cierta cantidad de salicilato en los alimentos. Pero los que tienen una intolerancia a menudo no pueden soportar incluso pequeñas cantidades de salicilatos en sus dietas.
“He estado hospitalizada muchas veces por comer peras”

Jefferson ha sido hospitalizada en varias ocasiones después de comer alimentos como los tomates y peras. Cuando se comió una pera, fue llevada al hospital  y tos. Después de que ella se comiera algunas especias, su garganta se hinchó tanto que no podía respirar. Una vez después de comer un tomate, Charlotte sufrió un fuerte dolor de cabeza, trajo sangre y comenzó a delirar y estaba desorientada. "He estado hospitalizada muchas veces debido a mi condición yo estoy preocupada si me tomara una pera o una especia de nuevo, podría matarme", afirma la joven. Charlotte, quien es madre de un niño de tres años. Warren, su pequeño, fue f diagnosticado con intolerancia salicilato hace unos meses.