Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Veía que algún compañero mío iba a acabar mal"

Había que detenerlo como fuera porque podía acabar mal. Así cuenta lo que pasó ayer el policía nacional que consiguió interceptar y desarmar a un hombre que cruzó la frontera de Melilla con un cuchillo al grito de Alá es grande.