Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Fiscalía pide 14 años de cárcel para unos abuelos acusados de abusar de su nieta

La Fiscalía pide 14 años de prisión para los abuelos paternos de una niña de quien presuntamente abusaron sexualmente desde los cuatro a los doce años de edad, y que este martes se han sentado en el banquillo de los acusados. En concreto, el Ministerio Público reclama diez años para él como supuesto autor de las violaciones y cuatro para ella como cooperadora necesaria por permitir los hechos y no hacer nada para impedirlos.

Durante la vista oral, que ha quedado vista para sentencia, los inculpados han negado las acusaciones de la Fiscalía, que señala en su escrito de calificación que fue a finales de 2004 cuando el abuelo, José F.C., que entonces contaba con 70 años, comenzó a aprovechar la ausencia de su mujer para realizar tocamientos a su nieta, que había quedado huérfana de su padre a los nueve meses.
Según la Fiscalía, el anciano aprovechaba los juegos con la niña para abusar de ella, tiempo que le compraba regalos que sólo le entregaba si se dejaba tocar y le decía que estas cosas eran "normales entre abuelos y nietas".
Durante al menos quince ocasiones más, hasta que la nieta cumplió los doce años, tal y como relata la acusación pública, que apunta que cuando la víctima tomó conciencia de los actos que su abuelo le conminaba a hacer consiguió oponerse a ellos pese a la insistencia de José F.C. Finalmente, la niña dejó de ser acosada.
En cuanto a su abuela, Josefa C.C., la Fiscalía señala que desde al menos 2007, cuando la nieta tenía 10 años, conoció en plenitud las acciones que su marido practicaba con la menor, llegando incluso a presenciar algunas.
Pese a ello, incide el Ministerio Fiscal, la mujer no realizó acto alguno para impedir que su marido continuara abusando de su nieta. De hecho, durante los dos años siguientes dejó que la niña siguiese volviendo a su casa, dejándola incluso a solas con el acusado a sabiendas de lo que éste hacía con la menor.
En concreto, la acusación les atribuye dos delitos de abuso sexual y solicita, además de las penas de cárcel, que se prohíba a ambos acercarse a su nieta a menos de 500 metros y comunicarse con ella durante un periodo de cinco años.