Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El hombre atrincherado abandona la nave tras suspenderse el desahucio

Un hombre ha permanecido atrincherado en su empresa durante toda la nocheEFE

El hombre de nacionalidad rumana que se había atrincherado en una nave del polígono industrial Inbisa de Figueruelas (Zaragoza), desde la tarde de este martes ante un inminente desahucio, ha abandonado su encierro pasado el mediodía. Poco antes, la comisión judicial encargada de proceder al lanzamiento ha acordado el aplazamiento del mismo.

Tras una "larga noche" se ha conseguido convencer a esta persona para poner fin a su encierro, ha explicado la portavoz de la Comandancia de la Guardia Civil en Zaragoza, Ana Cristina Otín. El negociador de la Comandancia de Zaragoza ha establecido contacto telefónico en varias ocasiones con esta persona durante la noche y esta mañana, después de que la comisión judicial ha decidido paralizar el desahucio, "el negociador ha conseguido establecer nuevamente contacto y convencerlo" para que saliera de la nave.
Este hombre "no quería hacer daño a terceras personas, únicamente amenazaba con hacerse daño físico él, pero la Guardia Civil ha tenido mucha insistencia y el negociador ha hecho un trabajo extraordinario" para convencer a esta persona y velar por su seguridad, ha apostillado Otín.
Esta persona ha abandonado la nave industrial, donde tiene instalada una empresa de quesos y en la que ha estado encerrado más de 17 horas, a las 12.05 horas y ha salido del lugar en una ambulancia para ser trasladado al Hospital Clínico de Zaragoza donde se valorará su estado. "Estaba tranquilo", ha detallado la Benemérita.
Familiares, amigos e, incluso, el cónsul de Rumanía se han acercado hasta el polígono industrial preocupados por la situación de este hombre. El cónsul, Alexandru Ion Steriu, ha explicado que se ha desplazado a Figueruelas para apoyar a las autoridades españolas e intentar ayudar.
Ha hablado por teléfono con su compatriota y le ha pedido que saliera de la nave, diciéndole que "esto no sirve para nada" y que "así no se hacen las cosas", sino que hay otras formas de solucionar los problemas.
"SOLO QUIERE TRABAJAR"
Una amiga del hombre atrincherado, Palmira Garza, ha afirmado que le conoce desde hace 14 años. "Soy como su abuela para él. Sólo quiere que le dejen trabajar, en su empresa ha invertido muchos miles de euros y paga un alquiler de 600 euros" todos los meses, ha afirmado, para lamentar que ahora "lo quieren echar a la calle".
Garza ha mantenido contacto telefónico con este hombre que "quiere vivir tranquilo y que le dejen trabajar". Ha comentado que anoche lo notó "muy mal", pero esta mañana se encontraba "más tranquilo". "Me ha dicho abuela, ahora salgo", ha explicado la mujer.
Al encontrarse ambos de nuevo "me ha dado un beso cuando me ha visto, sabía que lo iba a conseguir" convencerle de que depusiera su actitud y abandonara su encierro, ha manifestado Garza.