Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Federación Nacional ALCER pone en marcha un consultorio para resolver dudas sobre cálculos renales

La Federación Nacional ALCER ha puesto en marcha a través de su página web un consultorio para resolver las dudas sobre cálculos renales para personas que padecen esta patología y sus familiares.
La litiasis renal (cálculos o piedras en el riñón) comprende múltiples tipos, los más frecuentes de calcio, concretamente de oxalato cálcico. Existen además diferentes factores metabólicos, dietéticos y/o genéticos que pueden asociarse a un tipo concreto de cálculo, pero en la mayoría de los casos se desconoce la entidad concreta que desencadena la formación de la litiasis, ha explicado el doctor López, del Hospital Clínic de Barcelona, encargado también de resolver las dudas de los usuarios del consultorio puesto en marcha por la Federación Nacional ALCER a través de su página web.
Por ello, ante los diferentes tipos de cálculos se deben plantear estrategias de prevención concretas, aunque en el consultorio han elaborado también una serie de consejos generales; como mantener una ingesta diaria de agua suficiente para conseguir producir al menos litro y medio de orina al día, reducir la ingesta de sal, proteínas y alimentos ricos en oxalato y realizar un consumo adecuado de calcio, fruta, verdura y legumbres.
Los cálculos renales tienen una prevalencia en la población adulta de países industrializados de entre un 5 y un 10 por ciento, con una tendencia al alza en las últimas décadas, según afirmaciones del doctor López.
Solo en España se considera que la prevalencia es alrededor del 5 por ciento, aunque estudios recientes realizados en Andalucía aumentan esta cifra a un 16 por ciento en adultos de entre 45 y 65 años, aunque estudios recientes realizados en Andalucía aumentan esta cifra a un 16 por ciento en la población adulta entre 45 y 65 años.