Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Federación Ambientalista Internacional invita a sumarse al Día Mundial Sin Wi-Fi cada 8-N por sus riesgos para la salud

La Federación Ambientalista Internacional (FAI) invita a sumarse al Día Mundial Sin Wi-Fi, que a partir de 2016 se celebrará cada 8 de noviembre y que pretende concienciar en el uso inteligente de los nuevos dispositivos y hacer visible el "riesgo" al que están expuestas "millones de personas" que se conectan a Internet con el sistema inalámbrico sin conocer el impacto que el uso prolongado de este sistema tiene sobre los seres vivos y en especial sobre bebés, niños y adolescentes.
La iniciativa va especialmente dirigida a profesionales de los medios de comunicación, a personas vinculadas con organismos ambientales públicos y privados, a profesionales y servidores de la salud, a responsables de niños y adolescentes y al público en general.
La organización denuncia que la "mayoría" de personas desconoce la toxicidad del Wi-Fi y lo perciben como "modernismo" porque parece una tecnología más limpia al no tener cables.
Sin embargo, asegura que esta radiación recibida de manera directa y constante en las manos y la cabeza por el contacto con dispositivos como celulares, tablets, computadoras portátiles y otros, representa un "riesgo silencioso" que impacta en el sistema nervioso central y desde allí deriva en distintos trastornos de salud como varios médicos e investigadores independientes están informando.
En este contexto, asegura que el sistema Wi-Fi emite mucha más radiación que una antena de telefonía móvil o que antenas repetidoras; por ser pulsada, ésta radiación es más virulenta que otras, como se explica en más de 60 estudios.
Por ello, insiste en la importancia de conocer los riesgos y las soluciones para estar conectado a Internet de forma sana a través de cables y fibra óptica, que elimina la radiación y hasta resulta más eficiente, en términos de velocidad de navegación.
A este respecto, insisten en que la exposición prolongada y continua a la radiación del Wi-Fi incide negativamente en el comportamiento de las personas; los trastornos de salud que produce se conocen como electroestrés, que conlleva a una terrible discapacidad que ya empieza a estar reconocida y diagnosticada en muchos países, como es la electrosensibilidad, provocada por tecnologías radioeléctricas y ésta red de conexión inalámbrica a Internet que cada vez está más extendida.
Asimismo, recuerda que el 31 de mayo de 2011 la OMS y la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC) clasificó los campos electromagnéticos de radiofrecuencia como posiblemente cancerígeno para humanos (Grupo 2B), en base a un mayor riesgo de glioma, un tipo maligno de cáncer cerebral asociado con la tecnología inalámbrica.
En definitiva, insiste en que su propósito es mostrar las alternativas de conexión a Internet inocuos y rápidos y promover campañas pedagógicas entre los más jóvenes que ya nacieron con Wi-Fi y en su gran mayoría desconocen que Internet puede funcionar por cable y que de ésta manera no emite radiaciones no ionizantes.
Del mismo modo, se busca crear y aplicar políticas de uso y crear manuales y divulgar herramientas que contrarresten este tipo de contaminación electromagnética generada por el Wi-Fi que trae como consecuencia cambios de personalidad, pérdida de memoria, agresividad, desmejoramiento, cansancio, y alteraciones del sueño y el descanso en general.