Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fallece tras ingerir toda la droga que portaba al ser parado por la Guardia Civil

Un joven de 28 años, de la localidad gallega de Muxía, falleció por sobredosis en la madrugada del domingo, tras ingerir la droga que portaba al ver cómo una patrulla de la Guardia Civil interceptaba el vehículo. El conductor del turismo fue detenido.

Los dos jóvenes gallegos conducían en un Seat Córdoba por una carretera de Corvera (Asturias), sobre las tres de la madrugada del domingo. Una patrulla de la Guardia Civil notó un comportamiento sospechoso en los ocupantes del vehículo y decidió interceptarlo. Ante esta situación, el copiloto ingirió la cantidad de droga que portaba encima para que los agentes no pudieran requisarla.
Los agentes procedieron a la identificación de los pasajeros. El joven manifestó sentirse mal. En poco tiempo, su estado de salud empeoró, síntomas que indujeron a los guardias a emplear técnicas de reanimación por una posible sobredosis, a la espera de una ambulancia.
Al proceder con el registro, los agentes ratificaron las primeras sospechas, al encontrar instrumentos que utilizaban para cortar y preparar la droga para su venta. No encontraron estupefacientes, porque el joven pudo ingerir todo el material al ver a la patrulla.
El personal médico realizó ejercicios de reanimación sin éxito. Finalmente solo pudieron certificar su muerte, a las tres y media de la madrugada.
El fallecido, R. T. M., nacido en 1986 y con antecedentes por tráfico de estupefacientes, era el copiloto del vehículo. El conductor, M. A. F. S., nacido en 1977 y residente en Brens (La Coruña), fue detenido y puesto a disposición judicial. Ambos eran mariscadores, tal y como publica El Comercio.
El detenido, M. F. A. S., que carece de antecedentes penales, ha quedado a disposición judicial, y el cadáver de R. T. M. fue trasladado al Instituto Anatómico Forense en Oviedo. La autopsia confirmará si la causa de la muerte es sobredosis por ingesta de una excesiva cantidad de droga.
La Policía Judicial de la Guardia Civil continúa la investigación.