Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La FECMA reclama la erradicación de las posibles discriminaciones de género en los tiempos de espera sanitarios

La Federación Española de Cáncer de Mama (FECMA) ha reivindicado, como parte del movimiento asociativo de mujeres-pacientes, la erradicación de las posibles discriminaciones en los tiempo de espera para acudir al médico especialista, en los diagnósticos, en los tratamiento, en la medicina personalizada y en el acceso a los fármacos apropiados, para así defender la equidad en el acceso al sistema público sanitario, con motivo del Día Internacional de la Mujer, que tendrá lugar este miércoles 8 de marzo.
"El cáncer de mama no nos convierte en ciudadanas menos conscientes y exigentes; no nos sentimos solas y no nos resignamos a que los derechos y la salud se consideren mercancías más bien baratas, expresadas en frías cifras contables", han destacado.
Así, la Federación, junto con las 42 Asociaciones federadas, ha reclamado la urgencia de un Pacto de Estado contra la violencia de género, para acabar con esta "dolorosa realidad" revisando, profundizando y mejorando todas las medidas y reformas útiles legales y administrativas, así como atender "las actuaciones necesarias en los ámbitos de la prevención, la educación, la seguridad, la justicia, la protección y la reparación del daño".
En esta línea, también han pedido que se lleven a cabo políticas sociales y económicas sensibles a las políticas de género que produzcan actividad, empleos e igualdad, pues "en muchas empresas, las mujeres siguen desempeñando ocupaciones de menor cualificación que los hombres y lo que ganan por hora trabajada es sensiblemente inferior a la retribución bruta de los hombres", haciendo que la brecha salarial sea una realidad, e incluso, haya llegado a acentuarse.
"No entendemos por qué la sociedad renuncia a la mitad de sus recursos humanos que somos las mujeres. Sin excluir a nadie, tenemos derecho a reclamar no menos de la mitad de los espacios y los sueños, y sumando alianzas, romperemos mejor los techos de cristal", han subrayado, concluyendo que "si compartimos valores en igualdad y consolidamos nuestro presente, ganaremos juntas nuestro mejor futuro".