Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tres fallecidos en la explosión de una pirotecnia en Leiro

Tres personas han muerto a consecuencia de una explosión registrada en una pirotecnia ubicada en la entidad local menor de Berán, en el municipio ourensano de Leiro, según ha informado la Guardia Civil de Ourense.

Según ha confirmado a Europa Press el alcalde de Leiro, Francisco José Fernández Pérez, la explosión se registró en Pirotecnia Abad y los fallecidos son el dueño de la empresa, José Antonio Abad, de entre 58 o 60 años de edad, su esposa y una trabajadora del negocio.
La Pirotecnia Abad está situada en una zona de monte conocida como Agra, encima de la zona de Barzamedelle, situada desde Leiro saliendo hacia Berán.
Sus instalaciones, dedicadas a la fabricación de todo tipo de cohetes, fueron construidas hace unos 15 años y según el alcalde, "tenía todo en regla y cumplía los requisitos de distancia de seguridad" a los núcleos de población.
Hasta el lugar se han desplazado los artificieros de la Guardia Civil para investigar las causas del suceso, pero según las primeras hipótesis, la explosión se registró en la caseta de mezcla.
Otro accidente
En julio de 2003, un furgón de Pirotecnia Abad cargado de fuegos artificiales sufrió un accidente de tráfico y fallecieron dos personas o a consecuencia de la explosión causada por el choque entre un camión y la furgoneta cargada con 400 artificios pirotécnicos.
Ante la explosión acontecida este jueves, el alcalde de Leiro ha trasladado a la familia sus condolencias y ha avanzado que probablemente este viernes se celebre un pleno extraordinario para declarar alguna jornada de luto.
Hasta el lugar del siniestro se desplazan en estos momentos el delegado del Gobierno en Galicia, Santiago Villanueva, y el subdelegado en Ourense, Roberto Castro.