Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Expertos defienden que la biopsia líquida será una técnica rutinaria dentro de 1 o 2 años, pese a las

Diferentes oncólogos y patólogos coinciden en que la biopsia líquida se convertirá en una técnica diagnóstica rutinaria dentro de uno o dos años pese a que actualmente su uso aún plantea muchas incógnitas por resolver, según han destacado en un encuentro organizado por Promega Biotech Ibérica.
Aunque hay unanimidad en que la biopsia líquida permitirá "a tiempo real" el tratamiento personalizado de los pacientes, facilitando la monitorización de respuestas tumorales y detectando las resistencias a tratamientos, los expertos consideran que la investigación va muy por delante de la toma de decisiones que, a todos los niveles, exigirá su desarrollo.
El especialista en Anatomía Patológica José Luis Rodríguez Peralto, del Hospital 12 de Octubre de Madrid, asegura que esta técnica diagnóstica permitirá monitorizar la evolución del paciente tras iniciar el tratamiento para evaluar posibles respuestas pero, para ello, será necesario contar con protocolos de actuación detallados.
Por su parte, el oncólogo Rafael López López, que viene investigando la biopsia líquida desde 2005 en el Hospital Clínico Universitario de Santiago de Compostela, ha explicado que su uso podrá implantarse en diferentes servicios como Oncología, Anatomía Patológica, Medicina Molecular, Genética, reproducción y laboratorios centrales. Y entre todos ellos, añade, "habrá tensión o acuerdos según las características locales".
De hecho, el doctor Alfonso Gúrpide, consultor de Oncología en la Clínica Universidad de Navarra, considera que el impacto de las biopsias líquidas será tan importante que "modificará el tamaño de algunos servicios hospitalarios muy dedicados hasta ahora a la toma clásica de biopsias".
"Está claro --dijo-- que supondrá un reto organizativo para los centros, inclinando la balanza a favor de las determinaciones moleculares", ha explicado.