Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Expertos aseguran que una correcta comunicación con los pacientes ahorra costes y mejora el cumplimiento terapéutico

Expertos reunidos en la XVI edición del Curso de Tutores y Residentes de la Sociedad Española de Reumatología (SER) han asegurado que una correcta comunicación con los pacientes ahorra costes y mejora el cumplimiento terapéutico.
"Supone un ahorro para el sistema y reduce los inconvenientes para los pacientes. Además, ofrecer una información detallada y suficiente contribuye a la mejora del cumplimiento terapéutico", ha argumentado el presidente de honor de la SER, Eliseo Pascual.
Y es que, prosigue, una explicación "clara" de la naturaleza de la enfermedad, de la finalidad del tratamiento y la función de los diferentes fármacos empleados, así como comentarios sobre sus posibles inconvenientes (al menos los más probables), junto con un seguimiento suficiente en información continua, contribuyen a que el tratamiento sea seguido con éxito durante todo el proceso.
"Entender lo que le ocurre reduce la ansiedad del paciente a la justificable por su problema, a la vez que favorece su colaboración con el médico facilitando todo el proceso. Un paciente que recibe atención y explicaciones desde el comienzo va a tener menos dudas y consiguientemente el tiempo empleado en disiparlas sea menor. Asimismo, se requiere información por parte de los pacientes para la mejor toma de decisiones. Una relación fácil y cercana pone de manifiesto detalles relevantes para todo el proceso, sin coste alguno", ha recalcado Pascual.
Por otra parte, el reumatólogo del Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña, Francisco Javier de Toro, ha recordado que el proceso de recertificación es una garantía de que el médico se ha formado en el periodo evaluado, y por lo tanto está capacitado para ofrecer el mejor acto profesional. Además, está destinado a dar seguridad y tranquilidad al médico ante cualquier reclamación, a la empresa pública o privada que contrata al médico, y al paciente.
"Sería interesante abordar sinergias entre los colegios profesionales y las sociedades científicas para fusionar las evaluaciones y consolidar la 'validación periódica de la colegiación', proceso desarrollado por los colegios de médicos de España en el que evalúan cada 6 años tres aspectos que afectan a la actividad profesional añadiendo la recertificación por las sociedades científicas. Hay que avanzar en fórmulas de coregulación al igual que lo hacen modelos más avanzados de acreditación profesional (Reino Unido, Canadá y USA) donde coinciden en diseños de cooperación entre los colegios profesionales y las sociedades científicas", ha zanjado.