Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Experto en Demografía: "La población en países como España crece o decrece por la migración"

El catedrático de Sociología de la Universidad de La Coruña, Antonio Izquierdo, ha atribuido el crecimiento de la población en España al saldo migratorio positivo, es decir, a que en el último año establecieron su residencia en España más personas de las que se fueron al extranjero. Según las cifras publicadas este jueves 29 de junio por el Instituto Nacional de Estadística (INE), la población residente en España creció en 2016 por primera vez desde el año 2011 hasta los 46.528.966 habitantes.
En concreto ha explicado que la población puede crecer por dos razones: el saldo vegetativo o el saldo migratorio. Y ha especificado que los países como España, que han pasado por la "segunda transición demográfica", y en los que hay más muertes que nacimientos, prácticamente no crecen por el saldo vegetativo sino gracias a la migración.
Así, ha explicado que si este año es la primera vez que aumenta la población residente en España es gracias al saldo migratorio positivo y si decreció en los últimos años se debió a que el número de emigrantes superó al de inmigrantes (saldo negativo). "Este último año hemos crecido porque ha entrado más gente de la que se ha ido", ha puntualizado.
En España, al igual que otros países altamente desarrollados como Alemania, Holanda o Italia, donde la fecundidad es "muy baja", "prácticamente el 80 por ciento del crecimiento o del decrecimiento depende de la migración", según precisa Izquierdo.
Si bien, el experto precisa que no es tan importante que la población crezca o decrezca sino que esté equilibrada. "Lo importante no es la cantidad, el volumen de población sino que esta tenga una distribución por edades equilibradas", ha matizado. Así, no es lo mismo un país con mucha población menor de 15 años, como en el caso de los países menos desarrollados, que otro envejecido.
A nivel mundial, Izquierdo afirma que la población está "muy mal repartida" y que, si todo el mundo consumiera como lo hace España o EEUU, "el mundo no duraría ni diez minutos". "Si los 1.300 millones de indios y los 1.300 millones de chinos se pusieran a consumir como nosotros, el ecosistema no aguantaría", ha remachado.
En la actualidad, según indica basándose en los datos de consumo, Izquierdo considera que tampoco sería "necesariamente negativo" que la población disminuyera.