Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Eurocámara pide sustituir las jaulas de la cría de conejos por otras alternativas más saludables

La comisión de Agricultura y Desarrollo Rural del Parlamento Europeo ha instado este miércoles a los países de la Unión Europea que impulsen la retirada progresiva de las jaulas convencionales para la cría conejos y las reemplacen por otras alternativas más saludables que permitan una mejor prevención de enfermedades y reduzcan el uso intensivo de antibióticos.
Esta resolución no legislativa ha sido aprobada por 29 votos a favor, siete en contra y nueve abstenciones. Sin embargo, ha sido rechazada una enmienda que reclamaba la aprobación de una norma europea con estándares mínimos para garantizar la protección en la cría de conejos.
El texto aprobado por la comisión europarlamentaria afirma que la salud pública "va de la mano" de la salud animal. Por ello, han reclamado una mejora en la gestión y supervisión de la cría de conejos y, en concreto, han instado a retirar gradualmente las jaulas tradicionales y a impulsar otras alternativas que ayuden a acabar con el uso de antibióticos en la cría intensiva.
De la misma forma, el texto pide a la Comisión Europea y a los Estados miembros que impulsen la investigación en el ámbito de los sistemas de alojamiento para mejorar el bienestar de los distintos tipos de conejo. También han subrayado los eurodiputados la necesidad de encontrar un equilibro entre el bienestar del animal, la situación económica de los granjeros y la accesibilidad a la carne de conejo para los consumidores.
En este sentido, ha instado al Ejecutivo comunitario a proponer unas directrices a nivel europeo con recomendaciones sobre la salud de los conejos de granja, su bienestar y su alojamiento, así como a asegurar que la carne de conejo importada cumpla con los requisitos europeos de seguridad alimentaria y de bienestar animal.
El eurodiputado de Equo, Florent Marcellesí, ha destacado que los conejos son en Europa "la segunda especie animal más explotada" y ha denunciado que "el 99% de los criadores mantienen a estos animales acantonados en espacios tan reducidos que no puede saltar ni estirarse con normalidad".
Por el contrario, la eurodiputada del PP Esther Herranz ha lamentado la aprobación de esta resolución, aunque ha subrayado que "afortunadamente" no tiene ningún impacto legislativo. En su opinión, el informe se basa en "opiniones e ideas preconcebidas" que, algunas de ellas, "pueden incluso ser contraproducentes al favorecer el contagio de enfermedades entre los animales".