Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Eurocámara pide que la absorción de C02 exceda las emisiones en los 28 en 2030

La Comisión de Medio Ambiente de la Eurocámara ha respaldado este martes (por 53 votos a favor, nueve en contra y seis abstenciones) la nueva propuesta normativa en virtud de la cual los Estados miembros deberán compensar por las emisiones de C02 derivadas de la deforestación ya sea con nuevas plantaciones o mejorando la gestión de su masa forestal, de cultivos y dehesas de forma equivalente.
Los eurodiputados han endurecido además la propuesta para garantizar que en 2030 la absorción de C02 deba superar las emisiones en línea con el objetivo a largo plazo de la UE y el Acuerdo de París. En la actualidad los bosques de la UE absorben al año casi el 10% de las emisiones de gas invernadero.
Si la absorción de C02 es superior a las emisiones del uso de la tierra en el primer periodo de cinco años, los Estados miembro podrán guardar o utilizar con posterioridad estos derechos en el segundo periodo de cinco años pero también podrán utilizar estos derechos para cumplir sus objetivos de reducción de emisiones.
Los Gobiernos europeos deberán comunicar sus emisiones anuales con el objetivo de equilibrar las emisiones y la retirada de C02 en dos periodos de cinco años entre el 2021 y 2025 y 2026 y 2030 y si no cumplen sus compromisos en ningún periodo la deficiencia se deducirá de su asignación en virtud de la normativa para compartir esfuerzos.
Los objetivos para cada país se fijarán en base a un nivel de referencia forestal, es decir, una estimación anual media de las emisiones netas o la absorción que resulte de la gestión de la masa forestal en dicho Estado miembro y se basará en prácticas de gestión documentadas entre el 2000 y el 2012 y no entre 1990 y 2009 como planteó la Comisión.
Las emisiones fuera del control de los Estados miembro como por ejemplo los fuegos forestales podrán excluirse de la contabilidad, aunque las normas prevén limitaciones para evitar un abuso.
Los materiales de construcción o muebles de madera también podrán tenerse en cuenta como contribución a la retirada de C02 por la absorción de carbono que hicieron cuando todavía eran árboles sin talar a fin de animar a los Estados miembro a desarrollar el uso de productos de madera talada. El límite para los créditos forestales aumentaría del 3,5% propuesto por la Comisión Europa hasta el 7% a fin de permitir créditos adicionales para estas categorías.
El pleno de la Eurocámara votará en septiembre su postura de negociación sobre el paquete legislativo que presentó la Comisión Europa en julio de 2016 para integrar las emisiones de gas invernadero, la retirada de tierras y la política forestal en el marco de para atajar el cambio climático y ello permitirá iniciar las negociaciones con los Veintiocho.