Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Estrella Galán (CEAR): "Aylan despertó conciencias por empatía, pero las respuestas no han sido adecuadas"

La secretaria General de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), Estrella Galán, afirma que la fotografía de Aylan Kurdi, el niño de 3 años que pereció ahogado en un naufragio junto a su hermano de cinco cuando intentaba alcanzar la costa griega con su familia huyendo de la guerra en Siria, "despertó conciencias por empatía, pero las respuestas no han sido adecuadas".
En declaraciones a Europa Press con motivo de la conmemoración, este viernes, del primer aniversario de la muerte de aquel niño, Galán incide en que han sido "miles los aylanes" desde entonces sin que se haya ofrecido una solución real al dolor de los millones de refugiados que se ven forzados a abandonar sus casas en busca de un lugar seguro donde vivir.
"La fotografía de Aylan fue un despertar de las conciencias sobre todo por empatía, porque todos nos identificamos con los padres de aquel niño, que llevaba unos pantalones y unos zapatos que podrían pertenecer a cualquier hijo de clase media, que era blanco y que nos acercaba a esa realidad. Con el paso del tiempo han sido muchos los aylanes que han seguido muriendo, las respuestas no han sido las adecuadas y lo que hemos visto es que se han puesto en marcha medidas alejadas de soluciones reales", asegura.
Se refiere a iniciativas, "que lo que han provocado es una culpabilización o estigmatización del perfil de refugiado con el fin de justificar la inacción de Europa". "Se ha utilizado la estrategia de usar a los refugiados como una amenaza e incluso criminalizarles para justificar políticas de rechazo y reaccionarias en las fronteras", añade.
En su opinión, se trata de una "respuesta absolutamente perversa" pues sigue habiendo "un gran número de personas abandonadas en Grecia, en condiciones absolutamente deplorables" y "miles de personas muriendo en el Mediterráneo".
Desde que murió Aylan, otras 4.182 personas han perecido en las mismas aguas, casi tantas como las 4.300 a las que la UE ha reubicado para darles una solución duradera, como recuerda Galán. "¿Qué esfuerzo real está haciendo la UE cuando estamos viendo que una de cada 29 persona intenta cruzar el Mediterráneo está perdiendo la vida?", plantea.
Para CEAR, el balance de este primer aniversario de la muerte de Aylan se resume en la sentencia "el gran fracaso colectivo de Europa" porque "ante una crisis humanitaria del carácter de la que está viviendo no se han abordado adecuadamente las soluciones", que tienen más que ver "con seguir blindando fronteras para que no lleguen refugiacos que con realmente pensar en su sufrimiento".
"Con todo lo que estamos viendo, ni una sola propuesta ha ido dirigida a poner en marcha mecanismos para asegurar la vida de las personas y las vías legales y seguras de acceso a la Unión Europea a la que tantas veces hacemos mención. Cualquier otra solución va a ser un parche, mas sufrimiento, rutas más largas, mas entrega de refugiados a las mafias y un drama quizá mas lejano a nuestras fronteras pero igual de doloroso", afirma la responsable de CEAR.
La organización llama a la "responsabilidad". "Es lo que cabe en estos momentos dado que el Derecho de Asilo está regulado por numerosos instrumentos legales y debería ponerse por encima de cualquier otro interés, cosa que no se está haciendo", añade.