Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aguirre se enfrenta a sanciones entre los 200 euros de multa y un año de prisión

Imagen de Archivo de Esperanza AguirreEFE

Las sanciones a las que se enfrenta Esperanza Aguirre por su altercado con los agentes de movilidad tras estacionar en el carril bus en Madrid oscilan entre los 200 euros de multa hasta 1 año de prisión, si se la considera culpable de un delito de desobediencia grave a la autoridad. Según ha explica Mario Arnaldo, presidente de Automovilistas Europeos Asociados, a Informativos Telecinco probablemente todo quede en una sanción por desobediencia leve.

“Lo primero que conviene aclarar es la diferencia entra parar y estacionar”, explica Mario Arnaldo, “la parada es una inmovilización del vehículo por un tiempo inferior a dos minutos sin que el conductor se baje del coche. En el momento en el que se baja, da igual por cuánto tiempo, se considera estacionamiento”.
De esta manera, Esperanza Aguirre tendrá que hacer frente a una sanción de 200 euros, sin pérdida de puntos en el carnet de conducir, por estacionar en el carril bus.
Posibles penas y sanciones
Esta sanción podría verse aumentada si finalmente se prueba que Esperanza Aguirre desobedeció a la autoridad. “En función del grado de desobediencia”, explica Arnaldo, “se puede considerar un infracción grave contra la Ley de Seguridad Vial, sancionada con 200 euros y cuatro puntos del carnet de conducir; una falta contra el artículo 634 del Código Penal de desobediencia leve a la autoridad, sancionada con una multa de entre 20 y 2.400 euros en función de la capacidad económica del imputado; y un delito de desobediencia grave contra el artículo 556 del código penal, castigado con penas de entre 6 meses y un año de cárcel”.
En cuanto el daño a la motocicleta del agente de movilidad, el seguro de Aguirre se encargará de pagar los daños sin mayores consecuencias.
Los agentes tienen “presunción de veracidad”
Arnaldo también ha destacado que “la palabra del agente tiene la presunción de veracidad” pero si el proceso alcanza la vía de lo penal “es el que acusa el que tiene que probar los hechos”.
Para el presidente de Automovilistas Europeos Asociados, “la actuación de los agentes de movilidad parece desproporcionada” ya que en ese momento lo más importante es “cesar la interrupción del tráfico cuanto antes”. “La persecución policial posterior”, además, “es totalmente innecesaria y supone un grandísimo riesgo”.
En la opinión de Mario Arnaldo, Esperanza Aguirre tendrá que hacerse cargo de “los 200 euros de multa por estacionar en el carril bus, la reparación de los daños de la moto (a cargo del seguro) y un juicio por desobediencia leve a la autoridad”.