Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los judíos en España piden una rectificación a Iglesias sobre el Holocausto y éste afirma que no quiso banalizarlo

El líder de Podemos se expresó así "preocupado por las implicaciones que tiene presentar el Holocausto como una monstruosidad enfrentada a la inteligencia y a los valores morales de la modernidad"
El presidente de la Federación de Comunidades Judías de España, Isaac Querub, ha publicado una carta abierta dirigida al secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, en la que le exige que aclare su posición actual respecto al Holocausto, después de que Okdiario haya publicado la existencia de un artículo titulado 'El Lector y el Holocausto. Un diálogo con mi amigo Norman Radcliffe', publicado en el blog 'El Gesto de Antígona' el 28 de febrero de 2009.
En la citada carta, recogida por Europa Press, Querub reproduce las palabras de Iglesias en el citado blog. "El Holocausto era fundamentalmente una decisión administrativa, un mero problema burocrático". En este sentido, Iglesias aclara en el texto que espetó esta frase al profesor Norman Radcliffe en un debate, "en parte por llamar su atención pero también preocupado por las implicaciones que tiene presentar el Holocausto como una monstruosidad enfrentada a la inteligencia y a los valores morales de la modernidad".
El secretario general de Podemos indica que, "en parte por evitar la hoguera" pero, sobre todo, por seguir llamando su atención, escribió a Norman Radcliffe: "Querido Norman, cuando me referí al Holocausto como decisión administrativa, trataba de hacer referencia a algo que Zigmunt Bauman expresa mucho mejor que yo cuando dice: "el proceso civilizador es, entre otras cosas, un proceso por el cual se despoja de todo cálculo moral la utilización y despliegue de la violencia y se liberan las aspiraciones de racionalidad de la interferencia de las normas éticas o de las inhibiciones morales... entonces, debemos aceptar que fenómenos como el del Holocausto son resultados legítimos de la tendencia civilizadora y una de sus constantes posibilidades".
De este modo, aclara a continuación que "no quería banalizarlo al hablar de simple decisión administrativa, sino mostrarlo en toda su crudeza moderna". "En el Holocausto, el proceso de deshumanización no actúa como elemento legitimante (para eso ya existían siglos de antisemitismo europeo) sino como mecanismo necesario en un proceso 'industrial' de eliminación de seres humanos", le dice al profesor.
El presidente de la Federación de Comunidades Judías de España ha afirmado que el Holocausto "no puede reducirse a la acción de funcionarios carentes de moral debido a la institucionalización del odio al prójimo construida por el Nazismo". "El Holocausto fue un proceso perfectamente planificado por los jerarcas nazis en el cual la ausencia de conciencia del individuo y su nula moralidad jugaron un papel central y determinante en la consecución del asesinato masivo e industrial de 6 millones de judíos, programa específico conocido como Solución Final", ha apostillado.
De este modo, Querub ha apuntado que, "tal como falló el Tribunal de Nuremberg --y en el mismo sentido el Tribunal de Jerusalén que juzgó a Adolf Eichmann--, en la comisión de crímenes de guerra y contra la Humanidad, el hecho de que una persona haya actuado por orden de su gobierno o de sus superiores, bajo la cadena de mando o por obediencia debida, no le quita su responsabilidad bajo el derecho internacional, debido a que todavía tenía una opción moral".
Para la Federación de Comunidades Judías de España, resulta "totalmente desconcertante" que Iglesias crea que "la instrumentalización legislativa y burocrática pueda convertir a un ser humano en el ejecutor del peor crimen de la historia sin más".
"Ni fue un problema burocrático, ni en ningún caso puede considerarse nunca como un "mero" problema. En este sentido, consideramos que sus afirmaciones son aberrantes e impropias de un representante de la soberanía popular de los españoles comprometido con la Democracia y con los Derechos Humanos", ha argumentado.
Asimismo, ha señalado que el pensamiento de Iglesias "alimenta a aquellas fuerzas y movimientos que, en mayor o menor medida, intentan, con intenciones claramente totalitarias, antidemocráticas e intolerantes --y por supuesto antisemitas-- vaciar de contenido y negar el Holocausto, y por tanto, debe ser rectificado públicamente".
"Frente al Holocausto, a la incitación al odio y a la lucha contra el antisemitismo no cabe la ambivalencia intelectual ni los razonamientos peregrinos", ha zanjado el presidente de la Federación de Comunidades Judías de España.