Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España reconoce asilo a 12 mujeres y algunos de sus hijos menores de edad víctimas de trata con fines de explotación

La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) ha anunciado este lunes que España ha concedido asilo a 12 mujeres y a algunos de sus hijos menores de edad que habían sido víctimas de trata de seres humanos con fines de explotación sexual, un gesto que supone "un gran avance" ya que hasta la fecha, sólo se había dado en "contadas ocasiones".
Para la entidad, el criterio adoptado por las autoridades españolas en los últimos meses "supone un gran avance que puede salvar vidas", ya que la concesión de protección internacional a estas mujeres implica que tendrán permiso de trabajo y residencia en España y no podrán ser expulsadas a sus países de origen, es decir, al lugar donde fueron captadas por las redes de explotación.
En esta línea, la coordinadora de los servicios jurídicos de CEAR, Paloma Favieres, "la trata de seres humanos con fines de explotación sexual es una gravísima violación de derechos humanos de las personas que la sufren, un atentando contra su dignidad e integridad, que puede llegar incluso a provocar la muerte".
"Yo no sabía que podía pedir asilo, simplemente conté mi historia y mi abogada de CEAR pidió que me protegieran. Gracias a eso ahora vivo sin miedo", cuenta una de las 12 mujeres que han visto aceptada su solicitud de asilo en el último trimestre.
CEAR explica que durante años, ha reclamado en organismos judiciales españoles y europeos la obligación de los Estados miembro de conceder el estatuto de refugiado a las víctimas de trata, ya que supone una persecución por motivos de género. Sin embargo, en muchos casos el asilo era denegado y si encontraban alguna protección, era con un permiso de residencia temporal por razones humanitarias.
Desde la organización, confían que este criterio se aplique ya a todas las víctimas de trata con solicitudes de asilo pendientes de resolución y cuya vida o integridad corra peligro en el caso de ser devueltas a su país.