Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España, tercer país de la UE donde la percepción de la violencia machista es mayor

El 94% de los españoles cree que la violencia sexual es "inaceptable" y debe ser condenada por la ley
España es, tras Portugal e Italia, el país en donde los ciudadanos creen que la violencia contra la mujer es un problema "muy común" o "bastante común", según los datos del último eurobarómetro publicado este jueves por la Comisión Europea, que también sitúa a los españoles a la cabeza de los europeos que consideran que estos ataques deben ser perseguidos siempre por la justicia.
Así, el 27% de los españoles encuestados respondieron que la violencia machista es "muy común" en su país y un 58% que es "bastante común", lo que eleva a un 85% la percepción de que es un asunto extendido en España. En la media europea, la percepción es inferior, de un 75%, con un 25% que cree que es "muy común" y un 49 % que es "bastante común".
Los porcentajes son mucho menores si la pregunta se refiere a la violencia contra los hombres: el 61% de los españoles y el 65% de los europeos creen que no es una situación extendida en su país.
En cuanto a las consecuencias, el 94% de los españoles preguntados creen que la violencia contra las mujeres es "inaceptable" y que es un comportamiento que debe ser castigado por la ley. Sólo en Portugal (96%) tienen una opinión más severa que los españoles, que ocupan el segundo lugar junto a los suecos, mientras que los porcentajes más bajos se dan en Letonia (67%) y Eslovaquia (67%).
Entre los datos más alarmantes, Bruselas ha señalado que un 27% de los encuestados creen que las relaciones sexuales forzadas pueden estar justificadas, un ranking que lideran países como Rumanía (55%), Hungría (47%) y Bulgaria (43%). En el lado opuesto, Suecia (6%) y España (8%) son los países en donde menos gente cree que la violación pueda tener justificación en algún supuesto.
Que la víctima estuviese bebida o drogada, que eligiera inicialmente irse con su agresor, que vistiera ropa sexy o que no ofreciera suficiente resistencia al ataque son las principales razones esgrimidas por quienes veían esta justificación.
El 25% de los españoles y el 24% de los europeos encuestados han asegurado que conocen a alguna mujer en su entorno familiar o círculo más cerrado que ha sido víctima de la violencia sexual. Sin embargo, sólo un 15% de los españoles (y 12% de europeos) que han sabido de un caso en su entorno cercano o no han acudido a la Policía.