Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España es el país de la UE que más inmigrantes nacionalizó entre 2009 y 2014, con más de 843.000 nuevos ciudadanos

Cerca de cinco millones de inmigrantes se nacionalizaron europeos entre 2009 y 2014 y de ellos, uno de cada seis se hizo español, lo que convierte a España con 843.673 nuevos ciudadanos, en el país de la UE que más extranjeros ha nacionalizado en ese periodo, seguido de Francia e Italia.
Sin embargo, según detalla el último Focus on Spanish Society editado por Funcas, si se atiende al número de nacionalizados en función de la población, España ocuparía el cuarto lugar tras Luxemburgo, Suecia e Irlanda, países estos más pequeños. En Suecia e Irlanda la proporción de nacionalizaciones es de 2,6% y 2%, respectivamente, mientras que en España es de 1,8%.
En cuanto a los nacionalizados, el 64% procedían de Sudamérica y Centroamérica, cuyos ciudadanos tienen requisitos menos estrictos que el resto de los extranjeros pues se les exigen dos años de residencia legal y continuada en España frente a los diez que se piden por norma general, y no han de renunciar a su nacionalidad de origen, como el resto.
En los casos de Francia e Italia, la mayoría de los nacionalizados procedían de países africanos, mientras que en Suecia predominan los de origen asiático.
Focus on Spanish Society presenta también datos sobre matrimonio e indica que la institución está sufriendo un "debilitamiento" que resulta más acusado en los países católicos del sur de Europa. Según Eurostat, entre 2000 y 2014 el número de matrimonios por cada 1.000 habitantes se redujo 3,2 puntos en Portugal, 2 en España y 1,9 en Italia.
Indica que en España, el descenso del matrimonio ha sido particularmente significativo entre los grupos de edad de 20 a 50 años. En el caso de las mujeres entre 20 y 34 años, los matrimonios observan desde 1980 "un intenso descenso casi lineal".
En ese año la proporción de casadas en ese rango de edad se acercaba a dos tercios (64%), mientras que en 2016 no llega a una quinta parte (19%). Si a estas mujeres jóvenes casadas se suman las que conviven en pareja, el porcentaje es del 38%.
Por otra parte y "pese al profundo cambio familiar en España en las últimas décadas como consecuencia de factores demográficos, socioeconómicos, institucionales y culturales", la satisfacción con la vida familiar se ha mantenido en niveles muy elevados.
Más de tres cuartos de la población (77% de losencuestados) sitúa su nivel de satisfacción con la vida familiar entre 8 y 10 en una escala de 10, puntuación más elevada que la satisfacción con otros aspectos de la vida, como las relaciones sociales, la salud o el nivel de vida.