Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Escepticismo y desconfianza entre el profesorado ante la propuesta de pacto de Méndez de Vigo

El ministro, "dispuesto a darle una vuelta" a la 'reválida' de la ESO, según ANPE
Los representantes de varios sindicatos de enseñanza --FE-CC.OO, FesP UGT y ANPE-- se han mostrado escépticos y desconfiados ante la propuesta del ministro de Educación, Cultura y Deporte en funciones, Íñigo Méndez de Vigo, de iniciar las negociaciones para un futuro 'Pacto Nacional por la Educación' con la LOMCE ya implantada.
Este lunes 26 de febrero el titular de Educación ha continuado con la ronda de contactos iniciada la semana pasada. El primero en reunirse con el ministro ha sido el secretario general de la Federación de Enseñanza de CC.OO, Francisco García, que ha subrayado la "falta de legitimidad" del ministro por plantear un acuerdo con la ley implantada. "La LOMCE no es el campo de juego sobre el que negociar un pacto", ha aseverado.
En declaraciones a los medios, tras el encuentro con el ministro, García ha asegurado que éste le ha propuesto que "el Consejo Escolar del Estado sea el órgano que ponga en marcha el pacto", un extremo que el Ministerio de Educación "niega rotundamente", según han indicado a Europa Press fuentes de este departamento.
Las mismas fuentes han afirmado que el ministro sólo ha preguntado a estos representantes cuál es el órgano o espacio que consideran más adecuado para realizar las negociaciones. Según García, el Consejo Escolar no puede liderar el pacto porque se "desnaturaliza la representatividad de las organizaciones de la comunidad educativa", ya que "la Administración tiene mayoría".
"No es el escenario mejor y le hemos pedido que en todo caso se hable de comunidad educativa, por un lado, y de marco de concertación social, por otro. Esta es nuestra posición", ha subrayado este dirigente sindical, que también duda de que el desbloqueo del Consejo Escolar del Estado, que actualmente no cuenta con altos cargos, se pueda solucionar con una mesa presidida por el miembro de más edad o antigüedad de este órgano consultivo.
"Jurídicamente no hemos estudiado la propuesta de una mesa de edad. La ley de procedimiento administrativo regula las administraciones públicas y el Consejo Escolar del Estado no lo es. Tenemos dudas", ha afirmado.
VERTEBRACIÓN DEL SISTEMA
El presidente de ANPE, Nicolás Fernández Guisado, considera que el Consejo Escolar, que representa a toda la comunidad educativa, puede ser un lugar idóneo para debatir sobre el pacto, pero también la Mesa Sectorial de Educación --integrada por los sindicatos--, una comisión parlamentaria para el pacto político y la Conferencia Sectorial de Educación --consejeros autonómicos-- "para evitar que día sí y día también se produzcan disfunciones".
También ha indicado que el pacto debe referirse a "cuestiones nucleares", como son, a su juicio, el modelo, la estructura, la financiación, el funcionamiento de los centros, el profesorado y la vertebración del sistema educativo. "Le hemos pedido que lidere la educación, respetando el techo competencial, para que no se vuelvan a repetir experiencias como país con la evaluación de sexto de Primaria", ha subrayado.
Asimismo, ha apuntado que el profesorado debe ser el "pilar" de este futuro pacto educativo y ha insistido en la aprobación del Estatuto Docente, partiendo de un documento de 2007, "actualizado y consensuado con el profesorado", y no de la propuesta del 'Libro Blanco', encargado a José Antonio Marina, "que contiene elementos que son muy cuestionados y criticados".
Desde FesP UGT, Maribel Loranca ha subrayado, tras el encuentro con el ministro, que era "absolutamente prescindible" porque, a su juicio, para empezar a trabajar en un pacto "tiene que haber alguien con capacidad de maniobra".
"Como gesto de buena voluntad le hemos pedido la retirada del decreto de las reválidas, a lo que el ha dicho que no", ha subrayado Loranca, que le ha reprochado al ministro que el partido que "boicoteó" el pacto propuesto por el exministro Ángel Gabilondo "fue el PP".
EL 'LIBRO BLANCO', "UNA BOFETADA AL PROFESORADO"
Para esta responsable sindical, el pacto "político" debe discutirse en el seno la Comisión de Educación del Congreso de los Diputados y la Conferencia Sectorial de Educación y el pacto "social" debe liderarlo un ministerio de Educación que no esté en funciones como el actual. "Le hemos dicho al ministro que no es el momento ni la persona para liderar el proceso", ha apostillado Loranca.
Al igual que el presidente de ANPE, la responsable del Sector de Educación de FesP UGT ha insistido en el Estatuto Docente y ha pedido a Méndez de Vigo "que se olvide" del 'Libro Blanco' de Marina, que "fue una bofetada al profesorado", y se retomen los trabajos realizados en la Mesa Sectorial de Educación.
Méndez de Vigo también ha recibido en su despacho a la presidenta de la Confederación de Familias y Padres de Alumnos, Begoña Ladrón de Guevara, que ha indicado que "todo pacto educativo es bueno", aunque lo proponga un ministro en funciones, y ha subrayado que el objetivo tiene que ser "lograr la estabilidad del sistema a medio y largo plazo". Para ello, ha indicado que no lleva a nada "ir de primeras buscando el enfrentamiento".
La representante de COFAPA ha pedido al ministro que "cuente con las familias" para este acuerdo y considera que el Consejo Escolar del Estado puede ser un lugar adecuado para debatir sobre el mismo, aunque ha recordado que actualmente se encuentra bloqueado.
LA 'REVÁLIDA' DE 4º DE LA ESO
Fernández Guisado ha afirmado que el titular de Educación se ha mostrado "receptivo" y "dispuesto" a "darle una vuelta" a la evaluación final de la ESO de la LOMCE para que ésta no tenga efectos académicos y no condicione la obtención del título a los alumnos que hayan aprobado 4º de la ESO, tal y como le ha planteado esta organización.
Este representante ha explicado el "problema" con el que se encuentran los alumnos que aprueban 4º de la ESO y suspenden la prueba porque "se quedan un año o dos en el limbo" al no poder matricularse en Bachillerato ni en Formación Profesional de grado medio, sino sólo en FP Básica.
"El ministro ha sido receptivo a la propuesta y le va a dar una vuelta. Le hemos explicado el alcance que tiene, el problema es que los alumnos que hayan aprobado cuarto y suspendan la prueba se quedan un año o dos en limbo. Él se ha dado cuenta de que eso es así y de que hay que darle una vuelta", ha asegurado Fernández Guisado.