Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El uso de 'Esbriet' (Roche) mejora la supervivencia a largo plazo de la fibrosis pulmonar idiopática

Nuevos datos han demostrado el uso de que el uso de la pirfenidona, comercializada por Roche como 'Esbriet', logra mejorar la esperanza de vida de forma significativa de los pacientes con fibrosis pulmonar idiopática, en casi tres años frente a la mejor terapia de soporte.
Así se desprende de un análisis de supervivencia con datos de dos registros de pacientes y cuatro ensayos clínicos presentado en el Congreso Internacional de la Sociedad Europea de Respiratorio (ERS, por sus siglas en inglés) que se está celebrando en Londres (Reino Unido).
Se determinó una mediana de esperanza de vida de 8,7 años para los pacientes tratados con pirfenidona frente a los 5,9 y los 6,1 años entre los tratados con el mejor tratamiento de soporte, acorde con los datos del Hospital Inova Fairfax y el National Jewish Health, respectivamente.
Asimismo, análisis posteriores sobre datos del estudio 'Recap' confirmaron este beneficio asociado al tratamiento con pirfenidona al demostrarse que su uso reducía la progresión de la enfermedad de forma significativa, independientemente de la gravedad de cada caso.
En la Unión Europea, el fármaco está actualmente autorizado en adultos con la enfermedad leve a moderada. Sin embargo, en ocasiones no se inicia el tratamiento en pacientes que aún mantienen relativamente su función pulmonar.
Por ello, otro trabajo presentado en el Congreso evaluó los cambios de dosis y frecuencia del tratamiento en pacientes incluidos en dos estudios fase III. La investigación mostró que aunque a veces son precisos ciertos ajustes de dosis para controlar los eventos adversos, suelen producirse al inicio del tratamiento y son de duración limitada.
La mayoría de pacientes respondió de forma prolongada durante las 52 semanas de estudio y sin problemas para recibir dosis más elevadas.
"Sabemos que iniciar el tratamiento inmediatamente después del diagnóstico e independientemente de la gravedad de la enfermedad, es clave para preservar la función pulmonar", ha defendido el jefe de Servicio de Neumología del Hospital de La Princesa en Madrid, Julio Ancoechea.
Otros dos estudios presentados en Londres han aportado nuevas evidencias que confirman la seguridad de utilizar a largo plazo pirfenidona. Un estudio abierto con este fármaco ha aportado el seguimiento más amplio hasta la fecha con el medicamento, y no se observaron nuevos eventos adversos con datos de 1.058 pacientes durante una media de 122 semanas.