Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Equo pide políticas de anticipación para evitar que la subida del nivel del mar se 'trague' edificios en el litoral

Equo ha pedido al Gobierno que lleve a cabo políticas de anticipación para evitar que la subida del nivel del mar, como consecuencia del cambio climático, acabe afectando a los edificios situados en primera línea de costa del litoral español.
La formación ecologista se ha fijado para esta propuesta en el caso francés, cuyo Parlamento ha comenzado a legislar en esta materia para evitar los desastres y las cuantiosas pérdidas económicas que se podrían avecinar. Según el Centro de Estudios y Expertos sobre los Riesgos, el Medio Ambiente, la Movilidad y la Vivienda (Cerema), el escenario previsto en la costa francesa es la pérdida de 300 edificios por el oleaje en los próximos 9 años.
El diputado firmante de esta iniciativa, Juan Antonio López de Uralde, ha señalado que la subida del nivel del mar es uno de los impactos más inminentes del cambio climático y afectará a las construcciones situadas en primera línea de costa.
SE DUPLICA EL CRECIMIENTO EN LOS ÚLTIMOS AÑOS
Además, ha alertado de que, el ritmo se ha elevado en los últimos años. Así, mientras la progresión media en el siglo XX ha sido de 1,7 milímetros por año, el ritmo se ha duplicado hasta los 3,2 milímetros entre 1993 y 2011, según el Observatorio francés del mar y del litoral.
Ante esta situación, Equo ha cuestionado al Ejecutivo si está analizando esta subida del nivel del mar y está haciendo un seguimiento de la misma. Del mismo modo, pide saber qué planes ha desarrollado o va a desarrollar para evitar los daños derivados de la subida del nivel del mar. Finalmente, la formación ecologista se plantea si el Gobierno derribaría edificios situados en la costa española ante de que sean comidos por el oleaje, tal y como podría ocurrir en el país vecino.