Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Equo pide en el Congreso el cierre progresivo de las centrales nucleares hasta lograr el apagón definitivo en 2024

Equo, integrado en el grupo de Unidos Podemos en el Congreso, ha planteado en la Cámara un calendario para que el Gobierno acometa el cierre progresivo de las nucleares a medida que sus permisos de explotación caduquen, con el objetivo final de lograr el apagón nuclear en 2024.
En concreto la formación ecologista presenta un calendario de cierres que reclama que en 2020 se produzca la clausura de Garoña, la no reapertura, Almaraz I y el cierre de Almaraz II y Vandellós; que en 2021 termine la vida activa de Cofrentes, en 2022 la de Ascó y finalmente, que Trillo se apague en 2024.
A través de una proposición no de ley registrada en el Congreso, y firmada por el coportavoz de Equo, Juan Antonio López de Uralde, y el diputado de ICV Joan Vendrell (En Comú Podem), la formación quiere paralizar el objetivo del Gobierno y de la industria nuclear de alargar la vida de las nucleares hasta los 60 años.
"El gobierno se mueve en tres frentes para hacer real este alargamiento de la vida de las centrales, y lo está haciendo de espaldas a la opinión pública", ha denunciado López de Uralde.
PENDIENTES DE GAROÑA
El primero de ellos sería la reapertura de la central nuclear de Garoña, para lo cual el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) está elaborando un informe, cuya publicación se espera para las próximas semanas. Según el diputado ecologista, el Ejecutivo pretende crear un precedente con este caso para el alargamiento de la vida del resto de las centrales.
El segundo frente es el de los residuos radiactivos. Equo recuerda que, tras el fracaso del proyecto de ATC en Villar de Cañas, se están aprobando almacenes de residuos (ATIs) en el recinto de las propias centrales nucleares; en concreto en Garoña, Almaraz y Cofrentes. Finalmente, el tercer problema es el cambio de la normativa sobre seguridad de las centrales que, según ha alertado el partido, se está llevando a cabo por parte del CSN.
TIEMPO PARA DESARROLLAR LAS RENOVABLES
Por todo ello, Equo considera que el plan del Gobierno de alargar la vida de las nucleares "pone en primer lugar el interés económico de las eléctricas, a costa de la seguridad y del medio ambiente" y considera que "ha llegado la hora de proceder al cierre progresivo de las centrales nucleares".
En este sentido, Joan Vendrell ha señalado que el sistema eléctrico actual "tiene un amplio margen de potencia instalada que permite enfrentar este proceso con tranquilidad".
"Pero ese tiempo que va desde ahora hasta el apagón definitivo debe utilizarse, desde nuestro punto de vista, para el desarrollo y la conexión de nuevas plantas renovables, así como el desarrollo de sistemas que permitan la puesta a punto de un modelo energético basado al 100 por cien en las fuentes renovables", ha concluido.