Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Enfermos renales critican que las CCAA están recortando los derechos sociales a afectados por estas patologías

La Federación Nacional de Asociaciones para la Lucha Contra las Enfermedades del Riñón (ALCER) ha criticado que las comunidades autónomas están recortando los derechos sociales a los afectados por una enfermedad renal crónica en función de sus necesidades financieras como consecuencia de la crisis económica.
Así lo ha expresado su presidente, Jesús Molinuevo, antes de la celebración del Congreso de Profesionales 2017 que tendrá lugar a partir de este viernes en Madrid, donde reunirán a profesionales especializados en trabajo social procedentes de diferentes provincias españolas.
Aunque sus reivindicaciones hacen referencia a aspectos recogidos en la legislación española, el presidente de ALCER lamenta que "por diferentes motivos" no se aplican o lo hacen de diferente manera en cada comunidad autónoma, causando desigualdad "dependiendo de su lugar de residencia".
Entre los temas a tratar en este encuentro está el Documento Marco sobre la Enfermedad Renal Crónica aprobado en marzo de 2015 por el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS), que debería garantizar una atención de la máxima calidad y equitativo pero que "excepto en dos comunidades, no ha sido implementado", según Molinuevo.
Por otro lado, ALCER considera necesario incluir dentro de este Documento Marco un Plan de abordaje de la Poliquistosis Renal Autosómica Dominante, una enfermedad hereditaria y poco conocida hasta ahora que afecta aproximadamente a 23.000 personas en nuestro país.
Asimismo, también solicitan al IMSERSO de programas específicos para este colectivo con el fin de que puedan disfrutar de sus programas de vacaciones como el resto de la población en general. "Consideramos necesario que la persona con enfermedad renal que necesita de diálisis para sobrevivir pueda disfrutar plenamente de su ocio y tiempo libre suprimiendo las barreras que en muchos casos se les ponen porque no se les garantiza el tratamiento", ha defendido.