Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Compraba y estafaba con las tarjetas de crédito de las casas donde limpiaba

La mujer cogía los números de las tarjetas y los datos que después eran usados por sus cómplices para realizar compras y estafas online.GTRES

Detenida una empleada de hogar junto a cuatro compinches que compraron en la red artículos por valor de 40.000 euros con tarjetas ajenas.

Agentes de la Guardia Civil de Boadilla del Monte, en Madrid, han detenido a cinco personas residentes en la zona, como presuntos autores de diversos delitos de estafa, usurpación de estado civil y revelación de secretos.
Una de estas, era empleada de hogar que usaba las tarjetas de créditos de los dueños de las casas donde trabajaba para realizar compras y estafas.
El 'modus operandi' consistía en que la asistenta del hogar copiaba todos los datos necesarios para realizar compras 'on line' de las tarjetas bancarias de los moradores de la vivienda en que trabajaba, creaba una dirección de correo electrónico con el nombre del titular de la tarjeta, facilitaba números de teléfono ficticios y direcciones de entrega diferentes, donde el resto de los detenidos recogían los productos para posteriormente ponerlos a la venta.
La mayoría de las compras que se efectuaron fraudulentamente fueron en una conocida multinacional dedicada a la electrónica y se estima que el importe de los productos supera los 40.000 euros.
Las investigaciones se iniciaron el pasado mes de junio, cuando en el Puesto de Boadilla del Monte se recibieron una serie de denuncias en las que varias personas manifestaron haber sido víctimas de numerosas estafas, al haberles realizado cargos en cuentas bancarias por compras 'on line'.
De las gestiones efectuadas se pudo comprobar que existía una relación entre todas las denuncias, ya que la empleada del hogar era la misma en todos los domicilios de los denunciantes.
Tras la identificación de esta persona, se llegó hasta un grupo que lo formaban cuatro personas más, cada uno con su función específica dentro de éste.
La investigación dejó esclarecidos un total de 66 delitos y dos faltas de estafa.
En los registros domiciliarios que se realizaron se han podido recuperar diversos productos informáticos y electrónicos, tales como ordenadores de sobremesa y portátiles, televisores, teléfonos móviles, videoconsolas, discos duros, imac y equipos de sonido.
Los ahora detenidos son cuatro hombres y una mujer, de nacionalidad peruana, con edades comprendidas entre los 26 y 35 años y vecinos de la misma localidad donde sucedieron los hechos.