Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Embarazada, mata a sus dos hijos y se suicida

Los dos niños , Felipe y Isaac Stevens, han sido asesinados por su propia madrecuatro.com

De 26 semanas, asfixió a sus hijos con las almohadas y ella se colgó de una puerta

Tenía dos hijos y estaba embarazada de 26 semanas pero ella ya "había tenido suficiente". Por eso, Melanie, de 36 años, cansada de vivir, decidió asfixiar a sus dos hijos menores antes de suicidarse.
La madre usó las almohadas para matar en sus camas a Izaak, de dos años, y a Philip, de cinco, según indicó el médido forense, y luego se colgó de la puerta de la habitación de los chicos utilizando el cinturón del albornoz, en su casa de Trawsfynydd, Gwynedd, en el norte de Gales. 
La investigación sobre las tres muertes, que ocurrieron en diciembre de 2010 y se ha hecho pública ahora, revela que los agentes encontraron los cuerpos tras forzar la puerta de la vivienda porque algunos familiares denunciaron que la madre y los chicos no daban señales de vida y el coche de Melanie estaba aparcado en la puerta.
Cuando la Policía entró en la vivienda, todo estaba ordenado. Los adornos de Navidad colocados, regalos debajo del árbol... Fue al subir a la primera planta cuando se encontraron con los cuerpos. Melanie, colgando de una puerta y dentro de la habitación, los niños, acostados en sus camas arropados con los edredones.
Los agentes también encontraron en una de las camas un cuchillo grande de cocina y dos notas escritas a mano. Si bien el forense no ha querido revelar el contenido de estos escritos, en ellas Melanie se despide de los suyos y aclara que "ha tenido suficiente".
Melanie también tenía otros tres hijos mayores pero ellos no se encontraban en el domicilio. Los niños estaban a salvo en casa de un familiar.