Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presunto asesino muere en el hospital tras pegarse un tiro en la cabeza

Final dramático a 48 horas de sufrimiento en la localidad albaceteña de El Salobral. La policía tenía acorralado al presunto asesino, Juan Carlos, en un paraje de la zona desde primera hora de la mañana. El presunto asesino de dos personas, entre ellas una menor de 13 años, lejos de amedrentarse ha respondido a los disparos de los agentes. Tras varias horas cercado, ha hablado por teléfono con familiares y amigos para despedirse. Los agentes estaban negociando con él para evitar que se quitase la vida y no pudo ser. Salió del cerco, se disparó en la cabeza ante los agentes de la Guardia Civil. El presunto asesino ha llegado con vida al hospital de Albacete aunque ha muerto poco después. Juan Carlos estaba obsesionado con Almudena, una de sus víctimas, que le había declarado su amor en Facebook aunque hace unas semanas le había dicho que no quería verle más.

Tras un fin de semana de intensa búsqueda, la policía ha localizado y acorralado a Juan Carlos, el asesino de El Salobral, más conocido en su pueblo como 'el Fraguel'. Todo ha acado.
El mecánico de 39 años presuntamente ha matado este fin de semana a dos personas, entre ellas una menor de 13 años, Almudena.
Lejos de amedrentarse, el asesino de el Salobral ha encañonado a los agentes de policía que se han acercado hasta 10 metros de distancia a primera hora de la mañana. En ese momento ha disparado aunque no ha querido matar a nadie.
La policía ha explicado ante los medios de comunicación que estaba "intentando hablar con él para que se entregue pacíficamente".
Alfaro ha decidido salir "aparentemente con intención de entregarse, pero ha salido con la pistola en la mano y al final se ha disparado", según ha relatado el capitán de la Guardia Civil, Juan Manuel Burgos. "Actualmente está todavía vivo, está grave y va a ser evacuado al hospital", ha dicho. "Hemos intentado convencerle, pero ha salido con una pistola, ha caminado un poco por el interior de la parcela y se ha disparado en la cabeza", ha concluido.
Juan Carlos ha hablado por teléfono con su madre, que ha intentado convencerle de que se entregue. El presunto asesino también ha estado despidiéndose por teléfono de otros familiares y amigos. Los negociadores intentaron que no se quitese la vida. No lo han conseguido.
La Unidad de especialistas de la Guardia Civil (UEI) tenía rodeada la caseta de la finca, pero ante el disparo de Juan Carlos poco han podido hacer..
 Obsesionado con su víctima de 13 años
Almudena, de 13 años, fue la primera de sus dos víctimas mortales. La segunda ha sido Agustín, un camionero del pueblo, con una hija de 11 años, que fumaba en la puerta de su casa.
La abuela de la menor, con quien vivía la chica, sabía del amor de su nieta por su presunto asesino. Francisca, la panadera con inquietudes que llegó a presentarse a la alcaldía de El Salobral, y su hija Adela no veían con bueno ojos la relación de Almudena con este mecánico.
Almudena le había declarado su amor al mecánico en Facebook. Ambos, antes de la tragedia, compartían gusto por la música heavy y la ropa siniestra. Ella se hacía llamar Oscuridad. A veces, faltaba a clases para marcharse con su presunto asesino.
La familia había interpuesto varias denuncias contra él ante la Guardia Civil. Juan Carlos les había amenazado asegurándoles que era un buen francotirador.
Un mecánico en paro aficionado a las armas
A Juan Carlos le llamaban 'el Fraguel'. Aficionado a la pólvora y las armas, a sus 39 años vivía con sus padres y dos de sus tres hermanos. Casi no salía de casa y se entretenía con sus videojuegos de guerra. Intentó marcharse a Canadá pero el idioma resultó un problema.
Su gran pasión eran los coches y la mecánica. También era cazador y practicaba el tiro olímpico. Tenía licencia y un arsenal de armas. Al parecer, en los últimos meses combinaba estas aficiones con demasiado alcohol.
Hace unas semanas, Almudena le dijo que no quería seguir viéndole. Y él ha reaccionado acabando con todo, también con la vida de la menor de 13 años.