Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un total de 58 heridos tras ceder una valla en El Sadar de Pamplona

Aficionados y futbolistas han ayudado a las personas heridascuatro.com

Un total de 58 personas tuvieron que ser atendidas por la Cruz Roja tras la avalancha que se produjo en el duelo de El Sadar entre Osasuna y Betis, cuando el gol de Oriol Riera en el minuto 12 provocó el vencimiento de una valla del Graderío Sur del estadio con lo que muchos aficionados cayeron al foso. De los heridos solo uno permanece en observación con policontusiones.

El herido es P.B.S., de 49 años, de Estella, que resultó policontusionado, y cuyo pronóstico es menos grave. El herido está siendo atendido en urgencias B (antiguo Hospital Virgen del Camino). El resto de los heridos atendidos en el CHN, todos con diversos traumatismos y policontusiones, ya han recibido el alta médica.
De los 31 atendidos, 24 recibieron asistencia en urgencias B (antiguo Hospital Virgen del Camino) y 7 en urgencias A (antiguo Hospital de Navarra), ha informado el Gobierno foral.
58 HERIDOS EN TOTAL
Según confirmó Cruz Roja en Navarra, tuvieron que realizar 58 atenciones casi todas por traumatismos y la mayor parte de ellos atendidos en el propio estadio. El suceso, que por momentos rozó la tragedia, mantuvo el partido detenido durante algo más de media hora.
Después de garantizar la seguridad, el duelo se reanudó, obligando a los otros tres partidos programados para la misma hora, con el descenso en juego, a retrasarse. En el momento del suceso, la actuación de los sanitarios de la Cruz Roja fue inmediata, y fueron ayudados por la policía y los propios jugadores y aficionados.
De los 58 heridos, diez tuvieron que ser trasladados a un centro clínico por traumatismos más severos y aunque su situación requirió evaluación hospitalaria no revistió gravedad.
MDSPGL20140518_0010