Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Operan a una mujer con cáncer cervical por error al confundir sus tatuajes con tumores

EscánerEFE

Los médicos operaron a una mujer de California de 32 años de cáncer cervical después de confundir sus tatuajes con tumores en las imágenes del escáner. Los doctores descubrieron en el escáner unas áreas brillantes en los ganglios linfáticos, lo que sugería que el cáncer se había extendido. Pero solo después de la cirugía descubrieron que la razón real para esos puntos brillantes era los tatuajes.

La mujer, madre de cuatro hijos, fue diagnosticada con un cáncer cervical. Cuando acudió a su médico para ver cómo evolucionaba su caso, le hicieron un escáner. Ahí, los médicos creyeron que el cáncer se había extendido y procedieron a operarla, quitándole el útero, las trompas de Falopio, el cuello uterino y los ganglios linfáticos, informa Live Science.
Cuando los médicos examinaron las células de los ganglios linfáticos extraídos bajo el microscopio se dieron cuenta de que contenían depósitos de tinta de tatuaje, no tumores. La mujer tenía más de 14 tatuajes en sus piernas.
“Aquellos ganglios linfáticos que brillaban bajo el escáner lo hacían por el pigmento del tatuaje que estaba dentro de esos ganglios”, explica el coautor del estudio publicado en la revista de Obstetricia y Ginecología, el doctor Ramez Eskander, profesor clínico asistente de oncología ginecológica en la Universidad de California, Irvine Medical Center, que trató a la mujer.
Existen informes anteriores de extensión de la tinta de los tatuajes en los ganglios linfáticos en pacientes, que han sido vistos en escáneres, pero en pacientes con cáncer de mama y melanoma. Es la primera vez que se ve en un paciente con cáncer cervical, indica Eskander.
Al publicar este extraño caso, el doctor Eskander explica que “queremos asegurarnos que la gente entiende que los falsos positivos pueden aparecer en pacientes con tatuajes”.