Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las doulas llevarán a la Defensora del Pueblo el informe de enfermeras y matronas

Una doula asesora a una mujer embarazada durante su gestaciónEFE

La presidenta de la Asociación Española de Doulas, Beatriz Fernández, ha lamentado la "enorme alarma social" que ha provocado, de un modo "infundado", el Informe Doulas publicado el pasado mes por el Consejo General de Enfermería, y, por ello, distintas asociaciones, han pedido su "retirada y rectificación" y elevado una queja a la Defensora del Pueblo.

"Esperamos no tener que llegar a más", ha afirmado, lamentando que, antes de su publicación, nadie se haya puesto en contacto con ellas para consultar "qué hace una doula, cómo lo hace y sus límites y cómo estamos organizadas". Y considera que "hubiera sido interesante y positivo para todos que nos hubieran llamado; como colectivo nos interesaba ese informe para solucionar los posibles problemas", ha añadido.
Así, ha narrado que son las primeras interesadas en dar a conocer su actividad, ya que a raíz de lo ocurrido se han dado cuenta de que existe un "gran desconocimiento" de sus labores. A su juicio, se hace evidente que deben mostrar su realidad ante la confusión existente en cuanto a sus funciones.
"Para nosotras lo fundamental es trasladar que somos profesionales de la maternidad, trabajamos mano a mano cada día con profesionales que conocen qué es una doula", por ello afirman estar abiertas a sentarse y establecer un "canal de diálogo sólido y abierto", explican Fernández.
La profesión de doula, que no está regulada ni homologada, en los últimos años ha experimentado un resurgimiento, aunque ciertamente se trata de una figura que ya existe desde tiempos inmemoriales, --"no surge ahora espontáneamente", explica--, sobre todo si se reconoce como "acompañante emocional de la maternidad".
"La maternidad implica todos los procesos maternales: embarazo, parto, infertilidad, duelo por pérdida, postparto, etc, y acompañar implica estar junto a esa persona y, a través de ella, estar cerca de su entorno más cercano para ofrecer un espacio cercano donde puedan moverse libremente sin ser intervenido y que puedan tomar sus propias decisiones", explica.
Y durante este proceso no imponen a la mujer nada que ponga en riesgo la salud de la madre y del bebé, ni prácticas raras ni son sectas; del mismo modo, no realizan ninguna intervención médica ya que su labor es meramente de "sostén emocional". Por tanto, asegura que su labor no tiene nada que ver con el proceso sanitario del parto porque "las doulas no son personal sanitario" y, por ese mismo motivo, complementa la función de la matrona.
Al respecto, la matrona y sexóloga Anabel Carabantes ha querido subrayar que "la labor de la doula en nada se enfrenta a la de la matrona". "Si bien la matrona tiene la responsabilidad sanitaria sobre el bienestar de la mujer y el bebé en la maternidad, la doula completa su valioso trabajo con el acompañamiento emocional continuo, alejado del cuidado médico, cuya finalidad es elevar la calidad de la experiencia asistencial en la maternidad y la valoración de la vivencia maternal en general", ha añadido.
Puesta en marcha de una regulación
Fernández recuerda que son muchos los organismos internacionales que han apoyado su intervención en la maternidad, como es el caso de la Organización Mundial de la Salud o el Ministerio de Sanidad, quienes apoyar la "humanización de los partos".
Del mismo modo, explica que no todas las doulas han cobrado desde siempre, "muchas lo hemos hecho de forma voluntaria". No obstante, reconoce que "las tarifas forman parte del libre mercado y cada doula establece sus tarifas dialogando libremente con la mujer".
Según un informe presentado este jueves, los precios de visitas domiciliarias durante el embarazo, duelo, adopción, crianza y/o posparto oscilan entre 40-70 euros por unas 2-3 horas. No obstante, los precios de acompañar todo el proceso del parto (siempre con la presencia de profesionales sanitarios autorizados, tanto en hospital como en domicilio) oscilan entre 350-600 euros. Asimismo, el resto de variabilidades depende más bien de los servicios que engloban los acuerdos privados.
En España tiene un registro de aproximadamente 300 doulas, las cuales realizar actuaciones muy variadas con una duración de intervención también muy diversa. Precisamente, ante la gran diversidad de funciones de estas profesionales, están trabajando en su homologación y regulación futura.
"Estamos trabajando en documentos de consenso, un código deontológico común y unas bases con definiciones y límites profesionales; es básico para posteriormente iniciar un camino regularización", ha explicado la presidenta de la asociación, quien tiene la esperanza de que este trabajo sirva para poder seguir todos los pasos para convertirse en una profesión regulada.