Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dos hermanas surcoreanas se reencuentran por casualidad en Florida 40 años después

Holly Hoyle O'Brien y su hermanastra Meaghan HughesSarasota Herald-Tribune

Dos hermanas surcoreanas que se quedaron huérfanas siendo niñas se han reencontrado por casualidad 40 años después al coincidir trabajando en el mismo hospital de la ciudad estadounidense de Sarasota, en el estado de Florida.

Holly Hoyle O'Brien, de 46 años, y su hermanastra Meaghan Hughes, de 44, vivían en Pusan (Corea del Sur) cuando su padre, alcohólico, murió atropellado por un tren a mediados de los setenta. Ninguna de ellas recuerda a sus respectivas madres.
Meaghan, llamada al nacer Eun Sook Shin, fue adoptada en 1976 y creció en Kingston (Nueva York), mientras que Holly, Pok Nam Shin, fue adoptada dos años más tarde y terminó viviendo junto a una familia en Alexandria (Virginia), según han contado ambas al periódico 'Sarasota Herald-Tribune'.
En un intento por localizar a su hermana, Holly se puso en contacto con el orfanato de Corea del Sur, pero no encontró ninguna pista que le pudiese esclarecer el paradero de Meaghan. Sus oportunidades de reunirse eran mínimas hasta que sus vidas se cruzaron en Sarasota. Meaghan vivía en esta zona desde 1981 y Holly llegó en 2005.
Con sólo unos meses de diferencia, las dos hermanas fueron contratadas en el Doctors Hospital de Sarasota. "Una paciente me contó que había otra enfermera, llamada Megan, que era de Corea. Me dijo: 'deberías hablar con ella, quizás sois de la misma ciudad", ha relatado Holly.
De esta forma se conocieron y descubrieron que su origen, historia vital y apellido coincidían sospechosamente, por lo que decidieron pedir unas pruebas genéticas que terminaron por confirmar sus lazos biológicos el pasado 17 de agosto. "Sabía en el fondo que ella estaba ahí fuera y nunca me rendí", ha explicado Holly, emocionada.