Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dormir más de ocho horas aumenta en un 46% las posibilidades de sufrir un ictus

LevantarseGtres

Dormir más de ocho horas al día puede incrementar las posibilidades de padecer un ictus, según un estudio de la Universidad de Cambridge publicado en la revista científica ‘Neurology’. Los expertos desconocen los motivos de esta relación, pero la investigación ha concluido que las personas que duermen más de la media tienen un 46% más de posibilidades de sufrir una interrupción en el flujo sanguíneo en el cerebro.

La investigación –de nueve años y medio de duración- ha contado con una muestra de más de 9.000 personas con una media de edad de 62 años. Inicialmente, los participantes –que nunca habían padecido un ictus- respondieron a un cuestionario acerca de sus horas de sueño. Durante el tiempo que duró el estudio, 346 personas lo sufrieron.
Los resultados de la investigación han relacionado el tiempo de descanso con las posibilidades de padecer un ictus. Los individuos que acostumbraban a dormir más de ocho horas al día, eran un 46% más propensos a la enfermedad que aquellos que no superaban ese tiempo.
Además, también corren riesgo, aunque en menor medida, aquellos que duermen menos de seis horas, aumentado en un 18% las probabilidades de ictus.
Los médicos desconocen los motivos de esta relación. Puede que dormir más no sea el detonante del ictus sino la consecuencia de una serie de cambios cerebrales que llegan a desencadenar en un accidente cerebrovascular.