Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dolor y silencio en el tanatorio de Verín para despedir a Isabel

Mientras Isabel permanecía en coma, tras unos golpes recibidos en su casa y que su marido denunció como un intento de robo, los investigadores plantearon la posibilidad de pincharle el teléfono o pedir una orden de alejamiento para el principal sospechoso, pero esas peticiones no fueron formales. Si pidieron a la jueza que la dejara ingresara en el área de reanimación donde podría estar más controlada, pero la jueza lo denegó y pidió que se le comunicara el traslado a planta por si había que tomar medidas.

Isabel fue cambiada a una habitación hace unos días, donde su marido dormía con ella. Una cadena de decisiones cuestionadas ahora y que terminó con un final fatal. Fuentes judiciales se defienden. La jueza tomó las decisiones que consideró oportunas con los datos que tenía.