Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Diviertt denuncia que las cajas con las entradas fueron "aparentemente manipuladas"

Miguel Ángel Flores, responsable de Divierttcuatro.com

Diviertt ha denunciado que las cajas con las entradas de la fiesta Thriller Music Park, la fiesta de Halloween que se celebró en el Madrid Arena el pasado 31 de diciembre, fueron "aparentemente manipuladas" puesto que la empresa las cerró con un candado y cuando se hallaron, dos de ellas estaban con una brida de plástico.

En un comunicado, la empresa promotora del evento que se saldó con la muerte de cuatro jóvenes en una avalancha humana, ha explicado que la diligencia de apertura de las cajas, para su recuento, fue denunciada e impugnada por su defensa con carácter previo a su inicio ante el juez instructor de la causa, Eduardo López-Palop.
Entre las razones que alegó la defensa para la impugnación destacaban que desde la mañana del 1 de noviembre de 2012 al día 16 de noviembre tenían acceso al recinto Madrid Arena, junto a la Policía Nacional, "cualquiera de los profesionales de la empresa contratada para prestar en exclusiva los servicios de seguridad privada del
recinto Madrid Arena: Seguriber".
"Es decir, la empresa de la que son empleados varios de los imputados en el procedimiento judicial", ha destacado Diviertt, que también ha recordado que, así mismo, "al parecer estaba presente en el momento de la diligencia de recogida" el director de Seguridad de Madrid Espacios y Congresos, Rafael Pastor Martín, que también está imputado.
Por otra parte, han señalado que la descripción, recogida y traslado de las cajas el pasado 16 de noviembre se llevó a cabo sin presencia del Instructor, del Secretario Judicial, del representante del Ministerio Público, ni de las partes personadas en el proceso, "cuando tres días antes se había practicado oportunamente la inspección ocular con la Comisión Judicial".
"Las cajas fueron aparentemente manipuladas", ha asegurado Diviertt, que explica que lo prueba el hecho de que el candado de dos de ellas "había sido sustituido por una brida de plástico, cuando la totalidad de las cajas con entradas que los profesionales de Diviertt dejaron en las instalaciones estaban cerradas con candado".
"Se han quebrantado todas las garantías de la cadena de custodia de las cajas desde el 1 de noviembre hasta el 16 de este mismo mes", han afirmado.