Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un 'sheriff' defiende el uso de una pistola táser para someter a un chico de 13 años

Inmovilizan a un adolescente de 13 años con una pistola táserCBS8.com

La brutal inmovilización con una pistola táser de un adolescente de 13 años en las inmediaciones de un centro comercial de Fallbrook, California (EE. UU.) ha sido justificada por el 'sheriff' del condado de San Diego, Bill Gore. El responsable policial acusó al joven de haber provocado la reacción del agente tras morderle en una mano y oponer resistencia a su traslado a su casa de donde se había fugado.

Según CBS8.com, sobre el chico pesaba una alerta por haberse fugado de su casa y la policía lo había localizado en las inmediaciones de un centro comercial donde habitualmente se reúnen los jóvenes para practicar diversos juegos y deportes.
Según explicó en rueda de prensa el pasado lunes el 'sheriff' del condado de San Diego, un agente de servicio le pidió en varias ocasiones que entrara en el coche patrulla para llevarle a su casa junto a su madre. Pero ante su negativa comenzaron los forcejeos.
Ante su resistencia el agente intentó esposarle y el joven le respondió propinándole un mordisco en la mano. Ante esta actitud, el policía le disparó con la pistola táser para inmovilizarle ya que lo veía "fuera de control".
Toda la actuación fue grabada por varios testigos pero muchos de ellos fueron obligados por el agente a borrar sus grabaciones.
El 'sheriff' reconoce que desconoce este extremo aunque durante la investigación interna abierta sobre este caso preguntarán sobre el borrado de imágenes del suceso. El agente implicado del que no se ha facilitado su identidad, seguirá en activo hasta que se sepa el veredicto definitivo de lo ocurrido.
El adolescente, que está de vuelta con sus padres, se enfrenta a un cargo de delito grave de asalto a un agente del orden público.