Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Diferentes organizaciones entregan a Sanidad un informe sobre las necesidades de las personas con esquizofrenia

Diferentes entidades se han reunido este jueves con el director General de Ordenación Profesional del Ministerio de Sanidad, Carlos Moreno, para hacerle entrega del informe 'Proyecto VOZ' que analiza las necesidades de las personas con esquizofrenia y psicosis y sus familiares.
El trabajo ha sido elaborado por la Confederación SALUD MENTAL ESPAÑA; la Asociación Madrileña de Amigos y Familiares de Personas con Esquizofrenia (AMAFE); la Sociedad Española de Psiquiatría (SEP); la Sociedad Española de Psiquiatría Biológica (SEPB); y el Centro de Investigación Biomédica en Red de Salud Mental (CIBERSAM); en colaboración con Otsuka-Lundbeck y liderado por el Movimiento Rethinking. Además, cuenta con el aval de Asociación Española de Psiquiatría del Niño y el Adolescente (AEPNyA) y la Sociedad Española de Directivos de la Salud (SEDISA).
Y entre sus conclusiones, destaca que el tratamiento llega tarde para 1 de cada 3 personas con esquizofrenia o que la inversión anti-estigma más valorada por los encuestados es más inversión en los planes de salud.
Asimismo, el análisis también pone de manifiesto que las necesidades básicas de las personas con esquizofrenia/psicosis y sus familiares son similares a las de cualquier ser humano como sentirse conectados con su entorno más cercano (familia, pareja o amigos), o que las personas con esquizofrenia y sus cuidadores tienen una percepción de su salud notablemente inferior a la de la población general, entre otros asuntos.
La esquizofrenia es una enfermedad mental grave que afecta a 400.000 personas en España y a cerca del 1 por ciento de la población adulta en Europa, lo que supone por ejemplo que por cada paciente con diabetes tipo 1 hay 4 con este trastorno.