Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Diagnostican un resfriado a una niña cuando realmente lo que tenía era leucemia

Diagnostican un resfriado a una niña con  leucemiaFacebook

Los médicos le diagnosticaron un resfriado en lugar de leucemia y le prescribieron reposo en su casa hasta recuperarse. Ahora debe hacer frente a una cruenta batalla contra el cáncer y tendrá que someterse a dos años de quimioterapia.

Las toses cada vez más fuertes y las erupciones cutáneas en su piel asustaron a su madre, Kayleigh Chapman, quien en seguida llevó a su hija al hospital. Sin embargo, en lugar de ser remitidas a un médico, fue una enfermera en prácticas quien les dijo que la pequeña probablemente tenía un virus.

Pero Kayleigh y Lily-Mae volvieron 48 horas más tarde porque presentaba más erupciones cutáneas. Esta vez fue un médico quien les atendió, y tras un análisis de sangre se confirmaron sus peores pesadillas: tenía leucemia linfoblástica aguda.
Después de este diagnóstico, la pequeña deberá librar una agotadora batalla contra el cáncer y someterse a dos años de quimioterapia, informa Mirror.
Kayleigh, que dirige un negocio de jardinería con su esposo Craig, dijo: "Empezó con un resfriado y una tos. No fue a la escuela y se quedó en casa, pero al día siguiente empeoró". "Me di cuenta de que tenía unas manchas rojas, hematomas, como una erupción".

Después de que la enfermera las mandara a casa con el diagnóstico de un resfriado, la madre cuenta que vio que la erupción iba en aumento e intuyó que algo andaba mal. "Llámalo intuición de madre", dijo.
Cuando regresaron por segunda vez al hospital, exigió que viera a su hija un médico de cabecera. "En menos de dos horas nos dijeron que tenía leucemia, era absolutamente horrible, estoy bastante enfadada porque debería haber sido atendida en un primer momento".

Asegura que en esta segunda vez, el personal médico le hizo sentir "una madre paranoica, que estaba reaccionando excesivamente, pero sabía que había algo mal con mi hija". Y añade que su marido y ella están destrozados pero que permanecen fuertes por su pequeña.

La valiente Lily-Mae ya se ha sometido a tres sesiones de quimioterapia, pero su madre está asustada por los efectos que pueda tener.  

"Ella no tiene sistema inmunológico en absoluto, podría tener un resfriado y podría recaer por seis, pero está siendo muy valiente, sabe que perderá el cabello, pero dijo 'está bien, va a volver a crecer'", aseguró.