Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El paro, la precariedad y las dificultades para independizarse, principales preocupaciones

Dos jóvenes universitarios estudian juntos un manualGTRES

El 'Día Mundial de la Juventud' se celebra este miércoles, 12 de agosto, en un escenario en España en el que el paro juvenil (del 49,6% según el último Eurostat), la crisis económica y las dificultades para emanciparse y desarrollar un proyecto de vida, son los principales obstáculos que deben de sortear quienes tratan de cruzar a la vida adulta. Aunque la ONU ha propuesto como tema de la efeméride para este año “la participación cívica”, para el presidente del Consejo de la Juventud de España (CJE), Héctor Sanz, en España “la prioridad es la cuestión socioeconómica”.

Por ello, el presidente del CJE ha afirmado a Europa Press que "respetamos mucho la temática de la ONU, pero creemos que en España tenemos otras urgencias”. Según ha señalado, la principal preocupación de la organización y de la población joven es, por un lado, el desempleo, y, por otro, que "muchos de quienes tienen trabajo tienen un empleo precario que tampoco les permite emanciparse y hacer un plan de vida".
En este sentido, según el avance de resultados del último barómetro de CIS (julio de 2015), publicado este miércoles, para la mayoría de la población de 18 a 34 años (70,25%) la sensación es que la situación económica actual es básicamente "mala" o "muy mala". Además, la percepción más extendida entre el colectivo sobre su situación particular es "regular" (44,1%), o, para un 26,65%, "mala" o "muy mala". Según los datos del estudio, un 29,4% tiene unos ingresos inferiores a 1.200 euros.
Dos de cada diez no pueden emanciparse
Además, Sanz ha recordado que, según el último estudio del Observatorio de la Emancipación del CJE (datos de 2014), únicamente dos de cada diez jóvenes en España pueden emanciparse antes de los 30 años y alrededor de 200.000 han emigrado fuera del país desde que comenzó la crisis, hasta finales del año pasado. Ha lamentado que muchos de ellos "están preparados" y tienen formación universitaria pero, al no existir puestos de trabajo para ellos en el país, "terminan por irse a Alemania o a otros países y su trabajo contribuye al PIB y al sistema público de esos países en lugar del español". Sobre ello ha señalado que "es uno de los retos, conseguir que los jóvenes no tengan que marcharse y que los que se han ido puedan regresar” y ha añadido que “tienen que poder encontrar un trabajo que les permita desarrollar un plan de vida".
En este sentido, el informe de Eurostat del pasado mes de junio situaba a España como el país con mayor nivel de paro juvenil (menores de 25 años) de la UE, con un 49,6%, a falta de conocer los datos de empleo de Grecia. De hecho, de acuerdo con los datos del CIS de julio, para los jóvenes de entre 18 y 34 años, el paro (66,5%) y los problemas de índole económica (29,35%) son los principales retos a los que se enfrenta la sociedad, junto con la corrupción y el fraude (45,5%). Cuando se trata de ellos mismos, incluyen también la educación (16,6), la calidad del empleo (11,5) y los problemas "de índole social" (7,8%), además de los anteriores.
Pese a ello, este informe indica que, aproximadamente uno de cada diez jóvenes de entre 18 y 34 años se declara "completamente feliz" y un porcentaje del 65,45% asegura tener un nivel de "felicidad" de entre 7 y 9 puntos en una escala de diez.
Honradez, tolerancia y respeto
El estudio indica también que, en lo referente a las preferencias y valores de los jóvenes, estos señalan hacia una sociedad "plural" en cuanto a orígenes, culturas y religiones como la más "deseable". Además, consideran que la honradez (25,9%), la tolerancia y el respeto (24,7%), la disciplina (9,7%) y el sentido de la justicia (8,5%) son las virtudes más importantes para que la convivencia en sociedad sea buena.
Participación cívica en la sociedad
La celebración del 'Día Internacional de la Juventud' este año viene marcada por la cuestión de la participación cívica de los jóvenes en la sociedad a todos los niveles, según la propuesta de la ONU con motivo de la efeméride. Según el organismo internacional, es "esencial" lograr que los jóvenes participen y se comprometan en los distintos ámbitos de la vida en sociedad con el fin de "lograr el desarrollo humano sostenible".
En este sentido, la implicación en ámbitos sociales como la política o las ONG y organizaciones del tercer sector es todavía una actitud minoritaria entre este colectivo, en comparación con las franjas de edad superiores.  Pese a que, según un estudio del Centro Reina Sofía, un 41,4% de los jóvenes de 18 a 25 años están "bastante" o "muy interesados" en lo que se refiere a la política, el mismo informe señala que el 76,8% no pertenecen a ningún partido ni están interesados en hacerlo. No obstante, el barómetro del CIS de julio indica que los jóvenes se alinean, principalmente, a la izquierda.  
Por último, en materia religiosa, poco más de la mitad se declara creyente de alguna religión, principalmente la católica (51,55%), aunque la mayor parte de los jóvenes (74,95%) no asiste a oficios o ceremonias religiosas "casi nunca" a menos que se trate de una ceremonia del tipo boda, bautismo, funeral o semejantes.