Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mía Di María, la historia de una luchadora

Mía Di MaríaInstagram

Ángel Di María, jugador del Real Madrid, vive uno de los mejores momentos en lo profesional pero, hace algo más de un año, vivió la pesadilla de no saber si su hija recién nacida sobreviviría. Ahora, cuando la pequeña cumple 13 meses, sus padres celebran que es una niña sana y fuerte.

La pequeña Mía llegó al mundo el 22 de abril de 2013, de forma prematura, mediante una cesárea programada. Di María y su mujer, Jorgelina Cardoso, vivieron con el corazón en un puño durante los dos meses que Mía pasó en la UCI luchando por sobrevivir.
Ahora, 13 meses después, Jorgelina ha querido celebrar el primer cumpleaños de su hija con unas tiernas fotos de la pequeña y un texto publicado en Instagram, donde resalta los malos momentos que pasaron y lo felices que son por haberlos superado.
"22 de abril de 2013, cesárea programada para las 19 horas. Nervios, angustias, miedo, mucho miedo... Alto porcentaje de no venir a este mundo, otro tanto de quedar con secuelas importantes”, así comienza a narrar Jorgelina cómo comenzó su pesadilla.
“Nadie más que papá y yo sabemos el dolor que causaba verte tapada de cables y aparatos en tu bella carita. Nada más triste que volver a casa con los brazos vacíos y los pechos llenos de dolor. Infecciones, transfusiones, ¿qué será de vos mi amor? Lágrimas que empapaban nuestra almohada cada noche, nudo constante en la garganta. Ganas de ir a buscarte y no volverte a soltar en muestras vidas”, continúa el relato.
El día 13 de junio de 2013 Mía recibió el alta y, un año después, “eres una niña sana, fuerte, muy divertida y gran luchadora de esta vida, tu vida, nuestras vidas. Viniste a este mundo para enseñarnos que no hay que rendirse JAMÁS y para demostrarnos que si uno quiere, este mundo puede ser de un hermoso color de rosas”, sentencia la orgullosa madre de Mía.