Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenido un violador gracias al rastreo del móvil que robó a una de sus víctimas

Interior usará la tecnología de los móviles para alertar de imágenes de delitosInformativos Telecinco

La Policía nacional ha detenido a un hombre en Madrid acusado hasta el momento de cuatro delitos de violación y dos agresiones sexuales gracias al rastreo del teléfono que robó a una de sus víctimas, como ha informado la Jefatura Superior.

Al detenido, Víctor Rodolfo H. T., de 32 años, también se le imputa un delito de allanamiento de morada y otro de robo con violencia a una de sus víctimas. Actuaba en diferentes zonas de la capital, por lo que fue bastante difícil su localización y durante varios meses tuvo en jaque a los agentes.
Las investigaciones comenzaron a finales del año 2010, a raíz de la denuncia interpuesta por una joven de 21 años que manifestaba que, cuando se disponía a entrar en el portal de su domicilio, un individuo le abordó por la espalda y a empujones la introdujo en su domicilio, donde consumó la violación.
Posteriormente se fueron sucediendo las denuncias de varias chicas que relataban el mismo modus operandi y aportaban una serie de características físicas que coincidían plenamente con las del autor de la primera agresión.
En una ocasión el presunto autor no pudo consumar la violación debido a la fuerte resistencia y los gritos de auxilio de su víctima aunque sí logró arrebatarle el teléfono móvil, del que posteriormente hizo uso. Esta pista fue fundamental para que los agentes lograran determinar donde vivía el autor de las agresiones.
Una vez que se logró identificar al violador, las víctimas le reconocieron fotográficamente y sin ningún género de dudas, por lo que el pasado día 12 de julio fue arrestado en su domicilio, ubicado en el distrito de Chamberí.
En las dependencias policiales el detenido se negó a realizar las pruebas de ADN previstas para este tipo de delitos, es decir, la extracción de una muestra de su cavidad bucal, aunque el juez instructor ordenó posteriormente su ejecución.
Al arrestado ya le constaba un antecedente policial previo, en el año 2002, por un delito de agresión sexual. La investigación ha sido llevada a cabo por agentes de la Brigada Provincial de Policía Judicial de la Jefatura Superior de Policía de Madrid.