Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenido un falso vigilante que ofrecía trabajo a hombres a los que proponía pruebas de índole sexual

La Guardia Civil ha detenido en Crevillent (Alicante) a un hombre, de 50 años y de nacionalidad española, que se hacía pasar por vigilante de seguridad para ofrecer trabajo a otros hombres a los que proponía para la adquisición del empleo, finalmente inexistente, pruebas de índole sexual, según ha informado el Instituto Armado en un comunicado.
Así, ha indicado que este individuo llegó a captar a cinco candidatos para dicho trabajo. El detenido planteaba a los aspirantes al empleo superar un periodo de prueba durante el cual debían vigilar un supermercado en horario nocturno, ha precisado la Guardia Civil, que ha apuntado que era en ese contexto en el que el arrestado instó a quienes buscaban trabajo a realizar otro tipo de pruebas de carácter sexual para finalizar su formación.
La detención de este hombre se ha producido después de que a finales del pasado mes de julio un ciudadano pusiera en conocimiento de la Guardia Civil de Crevillent una serie de abusos sexuales de los cuales había sido víctima por parte de otro hombre que se identificaba como vigilante de seguridad bajo el pretexto de realizarle distintas pruebas para la obtención de un empleo, ha explicado la Benemérita, que ha resaltado que el denunciante presentaba una discapacidad psíquica del 40 por ciento.
Tras tener conocimiento de estos hechos, los agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil de esta localidad alicantina iniciaron una investigación que destapó la trama montada por el detenido, vecino de esta población.
El Instituto Armado ha comentado que el falso vigilante había creado una empresa de seguridad ficticia, supuesta filial de otra más conocida, para contratar a trabajadores de la localidad en su mayoría con necesidad inmediata de empleo y con el fin de realizar servicios de vigilancia en los exteriores de los supermercados de Crevillent en horario nocturno.
Igualmente, la Benemérita ha agregado que para convencer a los candidatos a este puesto de trabajo inexistente, el detenido ofrecía a los aspirantes al empleo un sueldo que oscilaba entre los 1.500 y los 1.800 euros.
Además, ha apuntado que el falso vigilante se ganaba la confianza y credibilidad de los aspirantes identificándose con una tarjeta con la inscripción "Ministerio del Interior, Dirección General de la Policía, Vigilante de Seguridad". De este modo, les hacía creer que él ya se encontraba trabajando para la empresa ficticia y que poseía la titulación necesaria.
El detenido, que también prometía a los aspirantes proporcionarles la uniformidad y el material de defensa necesarios para desarrollar su trabajo, consiguió convencer a cinco de ellos para trabajar en la supuesta empresa. Todos los que aceptaron el empleo eran hombres españoles, de entre 30 y 40 años, que comenzaron a desempeñar las labores de vigilancia que el detenido les pedía en los supermercados.
La Guardia Civil ha afirmado que estos establecimientos desconocían dichas vigilancias nocturnas. Durante el desempeño de estas funciones, los candidatos eran supervisados y dirigidos por el falso vigilante. Estos servicios se extendieron durante todo julio, mes que los candidatos no cobraron, por lo que dejaron de trabajar al no percibir salario.
El detenido indicó también, de manera individual, a los aspirantes al empleo que ofrecía que para conseguir la titulación necesaria y así el trabajo tenían que superar una serie de pruebas que él mismo les pondría.
REALIZAR TOCAMIENTOS
Por ello, el falso vigilante solicitó a los empleados que se dejaran realizar tocamientos en sus partes íntimas, ha indicado la Guardia Civil, que ha destacado que llegó a masturbar e intentar penetrar a uno de ellos.
Al detenido se le imputan los delitos de abuso sexual, falsificación de documento y usurpación de funciones, así como otro delito contra los derechos de los trabajadores. Este hombre ha pasado a disposición judicial y ha quedado en libertad provisional con cargos.