Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenido en Nombela (Toledo) por vender alimentos caducados y otros del Fondo de Alimentos de la Unión Europea

La Guardia Civil ha detenido a J.J.P. por los delitos de estafa y contra la salud pública, cometidos en la localidad de Nombela (Toledo), después de que pusiera a la venta 1.150 kilogramos de alimentos, 800 de los cuales estaban caducados, y el resto pertenecían al Fondo de Alimentos de la Unión Europea.
Según ha informado la Delegación del Gobierno en un comunicado, los agentes de Torrijos tuvieron conocimiento de la posible existencia de un establecimiento comercial ubicado en la localidad de Nombela que podía estar vendiendo género procedente del Fondo de Alimentos de la Unión Europea.
Puesto que estos alimentos no pueden ponerse a la venta y su destino final deben ser las personas más desfavorecidas, la Guardia Civil inició una investigación para verificar este hecho, lo que dio origen a la Operación conocida como 'Manjar'.
De este modo, localizaron el establecimiento donde se estaba produciendo el hecho y llevaron a cabo una inspección en él, junto con un inspector dependiente de la Consejería de Agricultura y Medio Ambiente, interviniendo 350 kilogramos de alimentos pertenecientes al Fondo de Alimentos de la Unión Europea. A raíz de esta intervención inició las gestiones para determinar cómo podían haber llegado hasta este local.
REPARTIDOS POR EL BANCO DE ALIMENTOS
Los agentes confirmaron que estos alimentos habían sido repartidos por el Banco de Alimentos de Toledo a sus distintas sucursales de la comarca de Torrijos y que éstas, a su vez, las habían entregado a diferentes familias, supuestamente necesitadas, siendo vendidos por alguna de ellas al responsable de este comercio.
Posteriormente, se realizó un segundo registro en este mismo local, esta vez con un inspector de sanidad de la Junta de Castilla la Mancha, descubriendo 800 kilogramos de alimentos caducados que estaban puestos a la venta, algunos de ellos en estado de putrefacción.
Este género también fue intervenido y destruido para evitar una intoxicación alimentaria. Los alimentos del Fondo de la Unión Europea fueron repartidos nuevamente a familias que realmente se encontraban en estado de necesidad por el Ayuntamiento de Almorox, puesto que era el más cercano a una sede de Cáritas.
El regente de este establecimiento fue detenido por un delito de estafa y otro contra la salud pública y fue puesto disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Torrijos.