Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenidas 26 personas en una operación contra talleres ilegales de calzado en Alicante

La Policía de la Generalitat ha detenido a 26 personas dentro de la 'Operación Ecosub', que ha permitido detectar 44 actividades ilegales de talleres de textil y de calzado en la provincia de Alicante, según ha informado en un comunicado la directora general de Seguridad y Protección Ciudadana, Sonia Vega.

De estas 44 actividades ilegales, 28 correspondían a talleres de calzado, seis de confección de ropa, uno de tinte de pieles, otro de cortado de pieles, dos de reciclaje de ropa usada y uno de bordado de ropa, entre otros.
Vega ha precisado que las últimas tres detenciones se produjeron esta semana, cuando se detuvo a tres empresarios tras la inspección y descubrimiento de dos talleres clandestinos de fabricación de calzado en Elche y Monòver, ubicados en sendas naves de polígonos industriales.
La intervención se inició semanas atrás fruto de las informaciones recibidas y posteriores comprobaciones e investigaciones realizadas por los policías de la sede de Elche. En una de las fábricas, ha indicado la directora general, concretamente en la ilicitana, había empleados 13 trabajadores, muchos de los cuales carecían de contrato y de afiliación a la Seguridad social.
En la fábrica de Monòver, por su parte, trabajaban en el momento de la inspección 18 trabajadores y aunque dos estaban sin contrato, uno de ellos se encontraba en situación irregular en España y, además, estaba obligado por los responsables de la fábrica a vivir en condiciones infrahumanas en el interior de la nave, por lo que se procedió a la detención de dos responsables de la empresa.
Según ha explicado Vega, tras las inspecciones realizadas junto con funcionarios de Inspección de Trabajo con sede en Alicante, "se pudo localizar a un total de diez trabajadores sin tener suscrito ni firmado contrato laboral alguno" y en estas inspecciones se comprobó que los trabajadores utilizaban productos químicos como colas y disolventes "sin las más mínimas medidas higiénico-sanitarias y, además, se carecía de medios reglamentarios para la ventilación y expulsión de gases".
Los policías de la Generalitat tomaron declaración a los trabajadores y levantaron actas-boletines de denuncia por carecer de licencia para ejercer dicha actividad, seguro obligatorio, medidas de emergencia y tenencia y manipulación de productos químicos sin medidas de seguridad.